Las peores canciones de Paul McCartney (pero desde el cariño y la admiración)

Foto del autor

4.7
(46)

Aquí Paco: Siempre me llena de placer recibir un nuevo texto de Hellen Lasombra. Sobre todo por aquello de llevar ambos desde el principio en esto de escribir en interné. Pero mucho más si va sobre nuestro tema común favorito: los Beatles. Así que os dejo con esto sobre, bueno: no el más sórdido, pero sí mi Beatle favorito.

Llega el verano y las picaduras de los mosquitos, la canción machacona de marras, las repeticiones de programas que durante el año tampoco aguantamos por la tele, las gastroenteritis de «pues esta tortilla no pinta mal» y termina en un «que me cagooooo!», los olores sobaqueros de quienes se creen limpios porque se duchan, pero no usan desodorante o se creen a pie juntillas lo de «protección 48 horas», las noticias de británicos que ven una terraza y piensan, cual Nino Bravo, que la barandilla «solo es un trozo de metal»… Y llegan mis post absurdos veraniegos.

De nada.

En esta ocasión, y porque parece ser que no la lié bastante en el post de negacionistas (el cual me ha ocasionado que me mandéis material como para hacer una segunda parte que no prometo si saldrá), vuelvo a buscar el meneo en redes sin tener que abrirme un tiktok y bailar algo terrible como si mi autoestima o mi cuenta corriente dependiesen de ello.

Lo de mi autoestima lo veo complejo a reflotar con un cumplido en una red social. Lo de la cuenta corriente, mi carta astral dice claramente que mi estupidez podrá ser fuente de éxito a quienes me rodeen, no así para mí, que nunca la amortizaré. Aunque también dice que seguramente sea de la religión ortodoxa, así que tampoco hay que darle mucha verosimilitud a todo esto.

Y por eso estoy aquí, aunque creo que nadie comerá de este post tampoco.

Así que si pensabais que lo más tóxico que ibáis a probar este verano es una ensaladilla rusa con efecto activia, las conversaciones de vuestras vecinas en el patio criticando a la del 2º que ha dejado al marido de Rodríguez o ese ligue de tinder que no conoce los límites y empieza a ser muy creepy, tranquilos, os traigo las peores canciones de PAUL MCCARTNEY. Sí, ya hice los peores discos de tributo a los Beatles, alguna vez tenía que entrar en salseo, no todo iba a ser la boda de Tamara y las porras sobre si primero vendrá el embarazo o su divorcio.

Spoiler: No está Temporary Secretary porque es un temazo, lo que pasa es que no estáis preparados para esta conversación, pero no penséis que no la vamos a tener. Porque esa conversación SE VA A DAR.

Pero vamos al amor tóxico (porque este blog es de amor, no es de odio)

*LA PEOR NAVIDAD NO LA VIVIERON LOS RAMONES, LA VAS A VIVIR TÚ.

Wonderful Christmastime: Antes de que Mariah Carey nos diese el coñazo en el centro comercial toooooda la navidad, y después de que lo hiciese Bing Crosby, apareció en 1979 un despropósito solo comparable a un jersey navideño hortera de los que pican. Parece una buena idea una vez, pero todos los años, una y otra vez, cansa y según lo usas te das cuenta de porqué era una mala idea, porque se te había olvidado. Y sin embargo todos los años, les reporta a sus creadores una cantidad de pasta gansa que todos sabemos que no merecen en absoluto. Porque sí, Mariah es la reina de la paga extraordinaria navideña pero Paul se gana entre 600.000 y 800.000 euros anuales con este despropósito, partiendo de los 400.000 en regalías. En todos estos años Forbes valora que Paul ha facturado ya unos 15 millones por esta canción que, de verdad, inspira unas ganas enormes de ponerse ciego a ponche de huevo y ahorcarse con espumillón.

El vídeo, grabado en una fiesta celebrada en Sussex parece algo que recuerda a esas pesadillas por haber cenado todo lo que tu abuela te ha puesto en el plato, con un coro de niños que son los Ramones versión Hacendado y todo grabado en lo que parece un bar junto a una parroquia sacado de un decorado desechado de «La vicaria de Dibley», solo que en vez de salirte al final Richard Armitage, te sale Paul en su fase profesor de literatura antes de una reunión de padres (fase que le duraría hasta bien entrados los 90’s y la menos sexy de todas, sólo equiparable a sufrir un crush tremendo con Emilio Aragón en su fase Médico de Familia).

El máximo exponente de la moda profesor se alcanzó en Waterfalls. Todos hemos tenido un profesor que se vestía como un proyecto de Chandler en las primeras temporadas.

*LA MADRE DEL CORDERO

Mary had a little lamb. Mary tenía un corderito, la canción que ya existía y de la que nadie pidió un remake. Ojo, que como versión del tema no es mala, per se… Hasta que rascas. Primero, porque como George Harrison dijo al final del capítulo de los Simpson de los Sol-fa-mi- das «Esto ya se ha hecho!«. ¿Y quién lo hizo? Pues… Él mismo. Golden Slumbers era una canción que ya existía y Paul dijo que no recordaba la melodía, así que la cambió y los Beatles le siguieron la gracia. Así que se copió la maniobra. Solo que Paul sí recordaba la melodía de Mary y aún así, decidió que iba a hacer su versión con corrales y gallinas (que sería su versión de casinos y furcias, pero más para todos los públicos) porque quería hacer «un esfuerzo sincero por hacer un tema para niños». Que conceptualmente ya estaba hecho

Por otro lado, Mary had a little lamb no es un plagio, pero tiene sonidos muy parecidos a la cara A del disco single al que acompañaba. El corderito iba con una canción de más peso político que era Give Ireland back to the Irish y que tiene un estilo sonoro no muy alejado, aunque Macca intente disimular, pero que luego inspiraría la típica estrategia musical de los One Hit Wonders de los 90’s: Saco algo que lo pete y luego singles que se le parezcan mucho porque también funcionarán (nunca lo hicieron). ¿El corderito y Mary eran irlandeses? No lo sabemos, pero la crítica del momento se lo comió a comentarios rollo que iba de buenecito tras el giro político de la cara A, que la canción era digna de Barrio Sésamo y cómo se le ocurría…

Nos trató hacer un 2×1, pero no coló.

*LA CANCIÓN CON EFECTO BOB DYLAN.

Magneto and Titanium Man. Esta canción no es mala. Tampoco es memorable ni de las mejores. Fue la cara B de un single bastante majo que era el Venus and Mars/ Rock show y que incluye a Magneto, el hombre Titanio y Crimson Dinamo, personajes de Stan Lee, el cual dijo que la canción era «terrific» (nunca sabremos en el buen sentido o en el malo). Paul se encontró con Kirby en un aeropuerto y le dió entradas para el backstage porque resulta que la hija de Kirby era muy fan de los Wings. Mientras Kirby le hizo el dibujo que se proyectó más tarde en los conciertos cuando tocaban la canción, porque Paul también era Marvel fan.

«Pero Hellen, esto no es malo hasta ahora, a lo sumo mediocre». Pensarás tú, ser de luz que lees esto. Pero yo soy Satán y mi mente es maligna y ahora te voy a joder la canción, porque si mis neuronas melómanas me la fastidian a mí, me llevaré a todos los que pueda conmigo, que lo mismo gracia no te hace, pero al infierno vas a ir igual, pero te ahorro ser el nuevo, que estar solo de novato siempre es bueno.

Esta canción que parece la típica canción que parece guay para poner de fondo mientras conduces. ¿Cuál es el problema? Que los comics son para fliparse y esta canción no se flipa.

Vacía tu mente, déjala en blanco, escucha la canción y ahora en un ejercicio de imaginación piensa «QUEEN PODÍA HABER HECHO UNA VERSIÓN MEJOR».

– Uy como te pille la canción…
– Ni que fueras Michael Jackson!

Tengo razón y lo sabes. Y sonríes porque sabes que tengo razón y te he calado.

Todos notamos que Paul tiene momentos vocales de que quiere meterle más tralla a una canción que es musicalmente floja y que merecía más guitarreo, pero la deja en tierra de nadie, pero esto con guitarras más salvajes, un ritmo más cañero y una voz más flipada rollo Freddie Mercury hubiese sido una fantasía y que te deja como cuando eras pequeño y los Reyes te traían pijamas o calcetines. De mayor entiendes su valor, pero de pequeño te parece una puta mierda del tamaño del piano blanco de John Lennon.

* CICLO DIABÉTICO

Girlfriend/ So Bad / Ebony & Ivory. Hay gente en ente bloj (ejem) que considera que John Lennon, artttittttticamente estaba sobrevalorado (ejem). Lo que no valora esa gente es que una de sus grandes aportaciones era contener el nivel de cursilería de Paul a un límite tolerable. Puede que Paul fuese el corazón de los Beatles, pero John fue la insulina.

Gracias Johnny por evitar que los Beatles tuviesen canciones más cursis que un picardías de Frozen.

Porque Paul lo de la cursilería se le podía ir de las manos con la misma facilidad que George podía liarla parda por una galleta digestive. Y siempre hay una pista: Si Paul empieza a cantar con vocecilla de «como no tenía acceso a helio he decidido ponerme unos calzoncillos tres tallas más pequeñas y ahora tengo los huevos a la altura del hígado». Sacad los medidores de azúcar porque se viene material que no debería consumir nadie con antecedentes familiares de diabetes.

Girlfriend es una canción cantada -con vocecilla, os avisé- porque Paul tenía pensado hacer un dueto con Michael Puñales- por- la-espalda- before- the- movie Jackson, una canción sobre una chica que está saliendo con un chico pero está enamorada de otro al que escribe cartas de amor y, el cual le dice que mira, le voy a contar a tu novio lo que hay y vamos a salir. Una canción equiparable a esas recetas que no tienen azúcar pero sí 3 paquetes de mantequilla. Tranquilos, nadie va a morir por azúcar… ¡Saludad a vuestro infarto!

Bad Bunny nunca tendrá fase estilística de profesor… Para eso hay que ir a clase.

Este tipo de canciones al menos, aunque malas y cursis, dan perspectiva de los cambios sociales: Este tema te dice cosas como «dile tus verdaderos sentimientos, esas verdades que no puedes negar». La sociedad ha mutado a «Se hace la que no me conoce, Pero en mi cama se vuelve un vicio como a las cinco doce, Me la como entera y nadie se entera»… El bucolismo pastoral de Bad Bunny en su máximo esplendor, oiga.

So bad va por el mismo camino. Canción que parece de baile de fin de curso y con vocecilla (huid, insensatos!) y que luego tendría una versión en Give My regards to Broad Street, porque es la película sin trama donde Paul se vuelve a fustigar (y nos arrastra a los demás en su castigo) con canciones que no dan más de sí, si siempre las enfocas igual (y tengo discusión abierta con Paco por esto): The long and Winding road es una canción quemada de la que los Beatles terminaron hartos porque Paul sólo repetía lo mismo en loop sin apenas cambios y poniéndole más toppings sin sentido por encima esperando que unos canelones se volviesen alta cocina por tener virutas de colores encima. Ya no se podía hacer más y en «Saluda de mi parte a la calle gorda» (títulos que ganan enteros en inglés) sigue dándole vueltas hasta que se rinde, igual que te rindes a usar un supositorio de glicerina tras varios días de estreñimiento: Es muy incómodo eso de estar atascado mucho tiempo.

Nosotros ya estábamos reclamando clemencia a la Convención de Ginebra. Y de paso, un gintonic.

Y funcionaba mejor más simple y con menos orquestación. Aunque siempre será una canción cursi sobrevalorada. Ala, ya lo he dicho (no os enfadéis, le debía una a Paco por el Battle Royale de las series infantiles de los 80’s y su tocamiento de moral con Sherlock Holmes que es la puta mejor serie ever).

YUSTISIA

Pero volviendo a la canción, el vídeo solo se salva por dos cosas: La pista de bajo de la canción, que si le prestáis atención, ni tan mal y Ringo molándose a sí mismo… y de paso a ti, porque ¡Ringo Rules! Porque el resto parece que vuelven a la idea de función de colegio con la actuación de los profesores (OJO AL PELO DE LINDA DE PROFESORA DE MATEMÁTICAS), ese momento en el que los padres que han ido dicen «porqué me tengo que tragar a estos señores haciendo esto?». Fácil, porque ellos se tragan a tu hijo haciendo el cabestro sin matarlo el resto del curso, José Javier, que pareces tonto. Ellos se tragan el terror que salió de tus huevos, tú te tragas lo que les salga a ellos de los suyos.

Ebony and Ivory. ¿Qué es peor que tu canción sea cursi? Que tu canción mejore un 23% cuando el que cantas no eres tú, que es lo que pasa en las partes de Stevie Wonder, que canta sus estrofas con alegría con buen rollo, con menos azúcar…¿Estamos seguros de que Stevie Wonder era ciego antes de conocer a Macca o sólo diabético? No tenemos pruebas, pero las dudas ahí están.

Paul estaba trabajando en el Tug of War y decidió usar una frase hecha de «las teclas blancas y las negras generan una armonía» para hacer una canción sobre el tema del racismo y la integración y buscaba a un cantante negro que quisiese colaborar. George Martin, productor de los Beatles, dijo que Stevie andaba por ahí… Y Wonder no lo vio venir (#BADUMTSSS).

-Sirveme un café y tienes sacarina?
-Si
-Pues ponme la del Baúl de los Recuerdos

El tema es tan azucarado que varios críticos se refirieron con un false friend a este tema: Saccharine, que significa » que contiene azúcar» pero también «sobresentimental». Más cursi y suicida que intentar ligarte a alguien con una maratón de películas navideñas de Hallmark (en la tercera película, cuando alguien diga «perfecto» vomitas ponche de huevo).

En 2009 una revista estadounidense nombró a Ebony and Ivory como la peor canción de todos los tiempos (obviamente no esperaban que Kiko Rivera apareciese cual nuevo jugador en una partida de Street Fighter). Muchos músicos y cantantes la han tachado de supersimplista con el tema del racismo, aunque fue prohibida en la radio nacional Surafricana. Unos piensan que fue por el tema del Apartheid, pero fue porque Stevie decidió recoger un premio en nombre de Nelson Mandela y, por lo que fuera, a la gente de la radio no le gustó el gesto.

Stevie no le dio mucha importancia, vamos, que hizo la vista gorda (al infierno como los toreros: A hombros me van a llevar y saludando).

Pero eso tampoco pudo con la sempiterna sonrisa de Wonder, que es lo único que merece la pena de este vídeo.

*DE QUÉ CANCIÓN ME ESTÁ USTED HABLANDO?

Good times coming/ Feel the sun. Esta canción salió 5 años después de que Men At Work sacase una sobre un belga vendiendo bocadillos de Vegemite en Australia (Down Under), Finlandia llevase el primer reggae a Eurovisión quedando en el puesto 16 ( de 20), 3 años después del primer disco de UB40 y The Police ya hubiese sacado sus primeros éxitos. Así que el tema de sacar un tema con reggae de casiotone se veía venir. De hecho, es quizá hasta posible que recordéis el tema de Finlandia de Reggae OK si sois lo suficientemente frikis. El problema de este tema es que no aporta nada: son 4:55 minutos en el que os van a repetir hasta la saciedad Good Times coming y os invito a intentar recordar esta canción tras leer el post entero.

Es el tema que nunca estuvo ahí. Hay gente en los comentarios que dicen que les encanta la canción, pero mienten: Es como que te encante tener alzheimer, no te puede encantar algo que no recuerdas.

Ideal para escuchar de fondo mientras tienes que centrarte en algo porque realmente, no le vas a prestar atención. Aún no sabemos porqué Paul lo sacó, quizá era una manera de hacer algo novedoso, sacando el tema que nunca nadie recordaría. ¡Y, hey, ha funcionado!

*LA ESPOSA CON CANCIÓN DE ANUNCIO DE RICOLA

Heather. Paul estaba en un momento de viudedad muy amarga, tras toda una vida junto a Linda (sólo estuvieron separados 11 días en su matrimonio y la mayoría de ellos fue por la detención en Japón por posesión de marihuana), Paul intentó salir a conocer a otras personas, lo cual no era mala idea.

-Alguien dijo FAROOOLEEEEROOOOOO?

La mala idea era conocer a la loca de las coles de Heather Mills, una mujer que se hizo popular por haberse inventado una vida tras perder una pierna. Podría insertar aquí un chiste sobre que alguien le aconsejó salir con alguien poco a poco y por eso se buscó una pareja desmontable, pero creo que he sobrepasado el límite de chistes capacitistas por hoy. Todo el mundo dijo que era una mujer muy fa-ro-le-ra (leer cual Milagroso Max, si no, pierde la gracia), sus hijos le advirtieron de que Heather sólo le quería por su dinero, la prensa le dijo que para bichos raros como esposas de los Beatles con Yoko habían superado el cupo – de hecho George murió un año antes de la boda de Paul, se ve que tuvo demasiado ya de esta banda-… Pero Paul se casó. Porque a Linda también la pusieron a parir cuando se casó con él por ser estadounidense y divorciada, así que pensó que esa sería la dinámica de todos los matrimonios.

Nunca entendí ese matrimonio, menos estando yo casadera – el Paul de 2002 todavía estaba de buen ver-. De hecho, lo nuestro hubiese funcionado, él salía con una persona muy tóxica y yo también: Ni una luna de miel en proyecto Hombre hubiese sido más terapéutica. Y ya le hubiese dado una colleja para que no me hiciese canciones de anuncio, ahorrándoos este despropósito.

Sin embargo, en el McCartney , también conocido como el disco cuya portada te vale como bodegón para la sala de -Ringo- estar, se abre con el The Lovely Linda, que es una cancioncilla casi infantil con una guitarra muy agradable. Mientras que en el Driving Rain sacó este tema, largo de más, comercial en el peor sentido, donde dice el nombre de Heather como si estuviese promocionando unos caramelos mentolados de hierbas provenzales- suizas- de Matalascañas para mejorar la voz. Y todo declarando que ella es la reina de su corazón (¡¡¡chute de insulina!!!).

Anarquía en UK debió ser el tema del divorcio. En mi mente funciona así y no podréis convencerme de lo contrario.

Todo el Kisses to the Bottom merece una mención especial. Sabes que un cantante está en horas bajas pero necesita pasta como para sacar un disco cuando se da a dos estilos: La ranchera o se hace un disco rollo crooner. Dos ejemplos: El CD de rancheras de Plácido Domingo y media carrera artítttico musical de Bertín Osborne. ¿Podemos esperar material ahora que esperan denuncias y menores respectivamente? Yo estoy mirando las listas musicales de estrenos todos los días por algo.

Oda a la menopausia femenina. Estaba avisando de lejos

Lo único que salva el disco es My Valentine que es la canción que dedicó a la buena de Nancy, la tercera esposa de Paul y mejor persona, de la cual hizo dos vídeos, uno con Natalie Portman, que ya había salido en Dance Tonight y otro con Jonnhy Deep cuando estaba más… menos… Bueno, antes. Nancy es la mujer que no le mola el sarao y sólo sale cuando es absolutamente necesario, que ha llevado a Paul por la senda que más agradecemos los fans: La de los filtros chorras de instagram, las cuales comparte con nosotros. Gracias Nancy! Gracias de todo corazón.

Por cierto, ¿a que no recordáis ya la canción de Good times? Pues eso.

Vota esta publicación

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media 4.7 / 5. Recuento de votos: 46

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.