ente onvre

¡Voten a los Personos del Año 2022!

4.9
(65)

Creo que podemos concluir que 2022 confirma definitivamente que, en este siglo, lo que sustituye a “Los Felices Años 20” tan simpáticos del XX son “Los Horribles Años 20” del XXI. Si es que sólo faltaba una guerra para joder la cosa un poco más. A este ritmo, si hacemos que vivamos una época especular, en 2036 se cosolidará la III República, en 2039 Polonia invadirá el resto del mundo y en 2045 se cerrarán las Naciones Unidas para construir en su lugar un Starbucks, que vendrá a servir para lo mismo y saldrá igual de caro.

Pero siempre nos quedan esas personas que nos dan la alegría de vivir gracias a sus peculiaridades. Onvres y munheres que nos hacen decir: “Al menos vale la pena estar vivo un rato más para así poder ver la nueva película de Paco Arango con Rajoy”.

Que no me lo invento. Que se estrena en 2023, Carmen Maura mete su cerebro en el cuerpo de un señor gordo y me han asegurado que Don Mariano hace un cameo de alrededor de 5 minutos por ahora, que la cosa está todavía en la mesa de montaje. Feck, que tal noticia (que aplaudí y jaleé cuando vi la promo delante del distribuidor y media industria de cines y televisiones de Espppaña como es mi deber como sórdido) me ha llevado a empezar a gestar el plan de hacer coincidir el estreno con una “PPTÓN” en la que proyectemos el gran momento fílmico de Gallardón en “Holmes y Watson: Madrid Days” y las dos pelis que cuentan en su elenco con el Comisario Villarejo, las joyas de nuestro cine “Aquí Huele a Muerto” y “Papá Piquillo”.

Y hablando del PP…

1.- Don M. Rajoy

Seamos sinceros: lo echábamos de menos. Pero el mundial de mierda corrupto asesino ese que acaba de acontecer nos ha traído de vuelta, cual cena de restaurante hindú regurgitada, a uno de los iconos de ente bloj gracias a sus audios por whatsapp transcQUIZIR, a sus columnas comentando los partidos. En ellas no sólo hemos tenido rajoyismos de calidad “Arabia Saudí y Japón eran Arabia Saudí y Japón”, sino algo más importante: en un mundo de turbocuñados como es el periodismo el amarillismo deportivo, Rajoy se acerca a la opinión de bar con una inocencia y falta de copa de balón que no nos sorprende del presidente vicisitúdico por antonomasia. Ninguno de sus textos parecen escritos con los dos testículos tecleando el ordenador como si fuera un Tomás Roncero de la vida, sino que están dictadQUIZIR, escritos como un señor al que le gusta el fútbol sin aspavientos ni ganas de sentar cátedra.

Ahora que lo pienso, NECESITO a Rajoy haciendo crítica de cine.

2.- Stephanie Matto

Dicen que cada día nace un tonto. Yo a eso le aplico la regla 34 y digo que cada día nace un depravado sexual del que aprovecharse económicamente. Y eso ha hecho Stephanie Matto con la golor. La buena señora estaba ganando más de 40.000 dólares a la semana vendiendo sus pedos en una jarra. Claro que no es porque hubiera muchos fetichistas del metano, sino porque el precio era de 1.000 por tarrito. Aun así, la joven tenía que mantener la demanda y, en un envidiable compromiso con la autenticidad del producto, tuvo que ser hospitalizada por una casi letal combinación de batidos de proteínas y dieta de alubias para mantener la demanda.

Yo por su gas MA-TTO

Señores: hay que envidiar el celo con el que enta munhé hacía su trabajo. Cualquier otra Gwyneth Paltrow de la vida habría subcontratado a un Paco Fox tras un ataque de nervios para ir llenando tarros. O habría metido esencia de huevos caducados en cada uno. Pero no: Stephanie iba todo el día a propulsión. Su producto era una mierda (bueno, en realidad su primo en estado gaseoso), pero era genuino y casi le cuesta la vida. Si todos los influencers fueran así, el mundo sería un mejor lugar y Litoral una empresa más feliz.

Que el que ahora los esté vendiendo como NFTs no debe eliminar nuestra admiración por su dedicación a su trabajo. Es más, ser capaz de timar a la gente no sólo con arte digital sino además con arte digital DE PEDOS VIRTUALES hace que incluso la admire más.

3.- María del Monte

Todos llevamos años haciendo chistes sobre María del Monte e Isabel Pantoja. Pero la que desde ya es la tonallidera favorita de ente bloj (lo siento, Rocío Jurado) decidió por fin salir del armario de la mejor manera posible:

Con puntos de estilo.

María de Espppaña

Sí, porque no se trató solo de decir: “Sha tá bien der cachondeíto, que soy lesbiana, que tos lo saben, ¿estáih tranquiloh ya?”. No. María no dio el sermón de la montaña, sino que sacó una pedazo de banera arcoíris… CON LUNARES. Esa reivindicación de esa cultura gay muy cercana al flamenco es algo que me llena de orgullo de ser andaluz. Desde humor viejuno como ‘Mariquita la Ye Ye’ de Fernando Esteso…

… hasta ‘Madre soy cristiano homosexual’, pasando por ‘Las cosas del querer’ o todo lo que rodea a la jloria del Garlochí en Sevilla, la homosexualidad siempre ha sido algo muy propio de la cultura folklórica andaluza. Y la imagen perfecta de tal realidad, que tan bien se pudo ver en la ‘dios mío noo puedo creer que esto pasara la censura’ película ‘Diferente’…

… ahora tiene un icono: María y su de Orgullo con lunares. Ole, ole, ole tu coño. Desde aquí exigimos que ‘Cántame por el Camino’ sea himno LGTBI+ por encima de ‘Resistiré’.

4.- Fernando Navarro, periodista moenno

Los más viejos del lugar recordaréis que aquí somos muy fans del periodismo cultureta. Sobre todo del musical, gracias a hoy creemos que retirado pero muy añorado Gerardo Sanz. En una época en la que los críticos de cine culturetas se están radicalizando y cada vez se cabrean más cuando tú les criticas a su vez (dos enfados y un bloqueo he tenido recientemente en redes por ello), me reconforta saber que en la música pop todavía hay gente que intenta, con 41 añazos, ser adalid de la bazofia poniéndose la gorra de lado y escribiendo sin ninguna vergüenza en un medio nacional una defensa de la verdadera miseria lírico musical que es la indefendible ‘Chicken Teriyaki’ de Rosalía:

https://elpais.com/videos/2022-02-25/rosalia-analiza-la-letra-de-chicken-teriyaki-en-directo.html

Saoko, un potente reguetón distorsionado que llega a incluir un piano jazzístico en mitad de un caos controladísimo” (vamos, que suena a mierda para adolescentes, pero sobreproducida)

Ni busca recrear un estilo ya consolidado aportándole su personalidad, como tantos, ni tampoco se plantea una experimentación algo chalada y muy rupturista, dificultando el alcance de su trabajo.” (recordemos: estamos hablando de una canción que dice “Quiero una cadena que me arruine to’a la cuenta / Como Naomi en los 90”, que es algo que Los Mojinos Escocíos descartarían por flojo)

Leer a un cuarentón loar a una señora que dice “Un billete, dos billete’, una tienda de billete’ / La más dura que le mete” es un ejercicio de contorsionismo mental y autoengaño que hace que un cienciólogo parezca cabal. Y por ese nivel de locura y vicisitud merece nuestro aplauso. Porque Navarro, al contrario que comelikes como Altozano, se lo cree. Así que votémosle mientras somos conscientes de que la crisis de los 40 le va a dar dura.

5.- Hugh Grant

Como anglófilo en vías de rehabilitación, empecé a ver el Brexit como una traición personal. Pero, por supuesto, no tardé mucho en vivirlo sobre todo como una risa. Cada vez que veía las noticias en mi cabeza sonaba el tema de ‘Fellini 8 ½’ por aquello de que soy cinéfilo y odio el circo como toda persona con dos dedos de frente. Pero realmente había un instrumental que definía mucho mejor todo lo ocurrido y que por fin se puso en primer plano durante la hilarante despedida de Boris Johnson del cargo de lo que fuera que hiciera, porque ministro, lo que se dice ministro, no era.

En esto que estaban unos grupos descontentos con la situación manifestándose delante del Parlamento ese que todos sabemos que una vez intentaron dinamitar realmente gracias a Alan Moore mientras que dentro estaban dinamitándolo metafóricamente. Boris se iba a largar. Y, por lo tanto, estaban poniendo música celebratoria mientras que los periodistas entraban en directo delante del edificio, porque por algún motivo una noticia es más real si el que la dice tiene detrás un lugar reconocible. ¿Y qué entra de fondo?

«Yakety Sax». Que es un tema que ya no se llama así. Su título para la posteridad es “La canción de Benny Hill”. La banda sonora del despiporre y el ridículo. ¿Que qué tiene que ver esto con Hugh Grant?

Pues que fue idea suya.

Estaba viendo las noticas y contactó con los manifestantes para que pusieran la puñetera canción perfecta para la situación. Y para todo el RU desde hace un lustro. Y para todo el mundo en general. Y la vida, así a lo bestia.

6.- Jax

Jax era una cantante y compositora que se ganaba la vida como canguro. Y, de la noche a la mañana, se convirtió en referencia de todas las personas de bien y no sólo porque tiene una sonrisa parecida a la de Sandra Bullock. Jax recogió a la niña, que había sufrido acoso porque le dijeron que estaba gorda. Así que LA VENGANZA:

Hacer una canción para la niña cagándose en Victoria’s Secret, su absurdo modelo de belleza y en el CEO de la compañía. Porque alegrarle la vida a una menor está bien, pero no está de mal darle una hostia a un rico capitalista en parte responsable de la creación de muchos desórdenes alimenticios. Y, por una vez, una buena acción hecha con un poco de mala leche ha sido premiada. En lugar de escuchar a subnormales autotuneados para parecer que cantan como El Emérito, la canción entró en las listas de éxitos. Y lo más importante: la buena señora no quiso ser portavoz de nada ni reunirse con la compañía cuando se lo pidió. No siguió el juego para ser famosa. Que no es que la compañía haya hecho nada importante al respecto y, como siempre en la era de la información, esta reivindicación ha caído en 6 meses en el olvido. Pero para eso estamos aquí.

7.- Ryan Reynolds

El ‘yo lo hice primero’ es un grito hipster que aquí no compartimos. Lo importante es que la sordidez se extienda por el multiverso. Así que, cuando salió un vídeo en el que Ryan Reynolds relataba su colonoscopia, no grité “¡Que eso ya está hecho por la vieja e insigne web Vicisitud y Sordidez!”. Ya me lo dijeron otros. Concretamente, creo que unas 30 personas me mandaron el vídeo:

Aquí apreciamos mucho los tubos en el culo. Y los dedos en el culo. Y el culo en general. Pero sobre todo el narrar cosas que otros consideran que son tabú. En parte por si, ya sabéis, salvan vidas y tal. Pero principalmente por la risa, para qué llevarnos a engaño. Que cuando Vicisitud y yo decidimos documentar mi colonoscopia no lo hicimos para que el mundo corriera a meterse tubos por el culo, sino por puro cachondeo:

Una pena que no se grabara la conversación posterior que tuve bajo los efectos de la anestesia que Vicisitud me jura que fue real, pero que yo recuerdo vagamente. Tras empezar a narrar con gran detalle escatológico todo y en un tono de voz atronador, un señor saltó airado:

¡Cállate, que está mi mujer delante!
– No. Y eres un mierda.
– ¡Vamos a salir a la calle y te parto la cara!
– Eso no va a pasar, ¿sabes por qué? Porque eres un mieeeerrrda.

Se sentó y se calló. Aparte de lo machista y tal, es importante poner a los mierdas en su sitio. Y la mierda fuera antes de una colonoscopia, porque si, como dijo la señora franquista, hay caca, se debe repetir. Y NO queréis eso más de una vez el mismo año.

Pero, en serio: si tenéis ya como más de 40, haceros una. Os lo dice Ryan Reynolds, el orgullo de Canadá, siempre dispuesto a aceptar un cheque de Netflix para la peli de alto presupuesto que sea.

8.- Alberto Casero

Los votos por error sin muy habituales en el Congreso. Casi todos los diputados se han equivocado una vez. Pocas veces en materias importantes, muchas menos veces asuntos muy importantes, muchísimas menos veces en dos ocasiones de la misma legislatura y nunca además teniendo esta cara:

Currículum: Delegado de curso de colegio de curas

Por lo tanto, más allá de haber metido la pata tanto en la reforma laboral (gracias, Alberto) y en la propuesta para investigar la “Operación Cataluña” del gobierno del también nominado M. Ra-joyfulness (eres un cachondo, Alberto), su mayor razón para la fama es tener cara de persona que mete la pata votando. O que mira los prismáticos al revés. O que se le ha olvidado la Cartilla Palau en el banco de catequesis. Es la versión extremeña de George Bush Jr. La variación trujillana de una colleja esperando aterrizar en cuello adecuado. Ese es su motivo para la fama y por eso merece ser nominado. ¿Os equivocaréis vosotros pulsando la opción errónea? Cuidado, que en esta votación hay más de dos opciones. Que esto es de tener HESTUDIOS.

9.- Guillermo Olivera, abogado de Pedro Castillo

Dar golpes de estado está feo. Darlos mal empieza a tener gracia. Darlos y que te corten las carreteras cuando intentas refugiarte en una embajada empieza a ser ya de peli cómica. Pero que tu abogado use esta defensa ya es un nivel sólo reservado a los dioses.

¿Qué defensa es esa? Pues… LA DEFENSA TOJEIRO.

“Y era cuando leyó ese mensaje que unos minutos antes le echaron droja en el colacao”.

En nuestros corazones y en los de todos los peruanos.

Quizir: Guillermo Olivera ha dejado en pañales al ganador de 2020 Rodolfo The Black Hair Dye Giuliani con sus excusas de mierda y sus ruedas de prensa hilarantes. En la larga historia del desastre político que es Perú nada superará a la Defensa Tojeiro. Es más: la recomiendo siempre para cualquier ocasión:

  • No me estaba follando a tu mejor amiga: es que me echaron droja en el colacao
  • No he dado la orden de invadir Ucrania: es que me echaron droja en el colacao
  • No he rodado CineBasura: La peli: es que me echaron droja en el colaco.

Bueno, la última a lo mejor es cierta vistos los resultados.

10.- James Cameron

Hay formas de sacarse la chorra de buenas maneras y de malas maneras. Pero, como diría M. Rajoy, la forma de sacarse la chorra es la forma de sacarse la chorra. Y quienes lo hacen mal son gente que, bien no tienen la capacidad ni el talento para hacerse el chulo y sólo esconden complejos pichacortistas o, en el peor de los casos, Louis C.K., que lo hacía por otros motivos muchos más a lo Shin Chan.

Pero este nominado no sólo sabe en qué momento poner el mortadelo sobre la mesa, sino que, sin duda, puede. Porque si algo he aprendido tras unos 40 años de cinefilia es nunca dudar de James Cameron y que si vas de festivales siempre hay que pillar el asiento que te permita estirar las patas para dormir mejor. A la hora de responder la muy trillada pregunta de “Con una peli de más de tres horas, ¿cuándo se puede salir la gente a mear jijí jajá soy grasioso no?”, Cameron, con todos sus Aliens y talentos así en general ha respondido:

En cualquier momento: de todas maneras, vas a verla dos veces”.

¿Chulería? Sí. ¿Chulería bien entendida? Sin duda. ¿Voy a ver la peli dos veces? Sí. ¿Me ha gustado? No mucho. ¿Estás escribiendo esto en bata con media sonrisa en la cara? Sin duda. ¿Llevas los calzoncillos limpios? No.

 

Y éstos han sido los diez nominados de este año. Ahora… ¡A votar! ¡Extendamos la sordidez por el mundo!

Vota esta publicación

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media 4.9 / 5. Recuento de votos: 65

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.