ente onvre

Post breve: La risión está por encima de la ideología

4.8
(106)

Todo el mundo sabe que soy un rojo de mierda, algo que está poco de moda en la era de los cryptobros, los “libertarios” o los neovictorianos. En esta vida es muy importante luchar por el bienestar del proletariado frente a la opresión del sistema. Lo tengo ahí arriba en mi lista de prioridades junto a limpiarme el glande cada mañana, echarme crema para los ojos, hacer feliz a los que me rodean y cantar las virtudes de ‘Gravity Falls’. Por eso me rodeo de gente que tiende a odiar los NFTs, reconocer que el PSOE es de derechas y, en general, compartir conmigo cierta pijofobia. Porque ante la pregunta de “¿A quién te follarías antes: a una facha con la cara de Ana de Armas o a una camarada proletaria más con la pinta de Meryl Streep?”, mi respuesta es que a ninguna, porque tengo ya una edad y voy camino del ascetismo sexual.

Así creía que era la vida del primer y mítico ‘Héroe del No Follarás en la Vida’, mi amigo también rojo y con el mismo pelo que un click de Playmobil que protagonizó el primer artículo breve en el que se acuñó el término que luego devino en tetralogía. En él relataba cómo, ligando poco en la vida real, se casó con un NPG en el Skyrim, cosa que en el juego hacía que al acostarte por la noche se te renovara la energía. Pero se lio JUSTO con el único personaje que también es mujer lobo, por lo que no se acostaba y pasaba las noches cazando liebres, aullando o meando en la puerta de los vecinos. Efectivamente: mi amigo, al que llamaremos “Amistoso Vecino” no follaba ni en un videojuego.

Claro que el otro día me contó que una vez, habiendo por fin ligado (porque hasta los héroes del no follarás lo son no porque no follen, sino porque son firmes en las peculiaridades freaks que los convierten en neverfuckers), estaba en pleno misionero con una fan declarada de The Rocky Horror Picture Show y sólo se le ocurrió decir “Creature of the night?”. Sí: he wanted to feel dirty, pero lo que consiguió es risión de la señora y polvo fastidiado.

Touch-a touch-a touch-a touch me, I wanna be dirty Thrill me, chill me, fulfil me Creature of the night

Pero ahí va la enseñanza: ¿Valió la pena joder el polvo por un chiste referencial?

Yo digo SÍ.

A mí me pasó una vez con una anécdota que he contado varias veces aquí y en TdC en la que, teniendo un culo de señora delante, toqué nalga derecha, grité “¡EURÁSIA!”, toqué nalga izquierda y grité “¡AMÉRICA!” para pasar luego a poner el dedo en el orto y concluir “¡Y AQUÍ SE HUNDIÓ LA ATLÁNTIDA!”. No follé ese día. ¿Valió la pena?

Yo digo SÍ

También es verdad que una vez metiendo el dedo en la caverna cthuluniana femenina raspé un poco con la uña y fui informado amablemente de “Ay, me has clavado algo”, ante lo que automáticamente fui a por un condón y proclamé con orgullo: “PUES AHORA TE VOY A CLAVAR OTRA COSA”.

Una vez más: SÍ.

Pero esto no va de follar. Este post breve trata de que siempre es más importarse reírse y pasárselo bien que cualquier otra cosa, sea la posibilidad de prespitación, hacer networking o mantener la dignidad en tus creencias políticas. Y aquí entra otra vez Amistoso Vecino:

Veréis: este buen señor trabaja en una televisión que no nombraré, pero que no es conocida por apoyar a Izquierda Unida precisamente. Esto es importante, porque os cagáis de manera general mucho en medios de comunicación neo fascistas, franquistas o gilipollas a menudo con razón, pero sin tener en cuenta que dentro hay muchos trabajadores de izquierdas que acaban su jornada laboral con la misma cara que el grupo musical que grabó la banda sonora de ‘Tronak El Kárbaro’

Sigo pensando que es el mejor libro de cine de la historia.

Lo sé porque tenía una amiga que curró en Voz Populi y conozco de segunda mano gracias a ella el pozo de inmundicia ideológica y anti-periodística que es. Obviamente, por culpa de los jefes pijos. Que luego una de mis mejores amigas me regaña porque me salgan sarpullidos y quiera huir cuando estoy cerca de este tipo de gente, pero yo no lo llamo fobia: Lo llamo “instinto de supervivencia”. No porque se me vaya a pegar el egoísmo y la idiotez, sino porque igual los mando a la mierda o les meto una hostia y ellos a) tienen mejores abogados y b) probablemente me las devuelvan más fuerte, que soy poca cosa a nivel físico. Y mental. Y sexual. Pero ese es otro tema.

Pues Amistoso Vecino, que estuvo a punto de ser funcionario pero el mismo día le salió este trabajo en televisión de lo suyo y optó por su pasión, intenta divertirse en su trabajo como programador, que a veces puede ser un poco mecánico. Total: tienes una serie de contenidos y básicamente haces el puzzle cuidando fines de semana, horarios de máximo consumo, fiestas de guardar y, por supuesto, fechas destacadas. Y ahora os explico que existió una vez en las españas franquistas y postfranquistas un escritor peculiar:

Fernando Vizcaíno Casas tuvo un currículo bastante admirable como periodista, escritor y experto en derecho durante la dictadura. Tuvo un premio como periodista cinematográfico del Ministerio de Información y Turismo estando Fraga al frente (CALIDAD) y otro de la Fundación Francisco Franco una vez muerto el hijo de la gran puta que le daba nombre (CUTREZ). Y esa es la clave: que, con todas sus virtudes, Fernando era un poco franquista. Y con ‘Un poco’ quiero decir que en 1980 publicó un libro con el muy sutil título de “¡Viva Franco! (Con perdón)”.

Así que en el arranque de los 80 se marcó como guionista una trilogía de adaptaciones de tres de sus best-sellers del primer post franquismo en plan “soy un hábil cronista de esta Transición”, lo que se traduce al español como “CON FRANCO VIVÍAMOS MEJOR”: “Hijos de Papá” (¡El libertinaje nos está pervirtiendo a los niños! ¡¡¡¡Es que nadie piensa en los niños!!!!), “De camisa vieja a chaqueta nueva” (“La de sociatas que antes le comían el culo a la Falange…”) y, por supuesto, “…Y al tercer año resucitó” (directamente, “Con Franco se vivía mejor”).

Ésta última narra cómo Franco resucita, lo recoge un camionero, se da un garbeo y se encuentra toda la casa revuelta y sin recoger y, del disgusto, se vuelve al Valle de los Caídos. Lo chungo de la premisa recuerdo que me impactó incluso de pequeño, cuando la vi en VHS alrededor del 84/85, aunque de la peli en sí sólo tengo algunas imágenes inconexas. Esto es, un rodaje de una peli juarra S en la que le dicen al director que “¡HA VUELTO!” y éste le dice a la actriz que se tape. Mi memoria parafrasea, pero aseguraría que esa escena estaba en la peli y hace una idea del maravilloso tono cómico de la cinta, que contaba por supuesto con Antonio Garisa, el actor que encarna la grima a un nivel que entra en Rohan y lo nombran consejero. De hecho, lo de la grima y las pelis de Vizcaíno Casas iban mano a mano, teniendo en cuenta el reparto de una de sus pelis posteriores, “Las Alegres Chicas de Coslada” (que digo yo que si estás en Coslada no sé yo por qué están tan contentas), una cosa anacrónica con un reparto todo jlorioso: A Garisa se unían Máximo Valverde y Emilio Laguna, con lo cual sabéis que Comedia Madrileña de moda no era precisamente.

Total, que esto iba de mi amigo Amistoso Vecino. Programando cine español casposo todos los días con su jefe a menudo literalmente a sus espaldas a comentar la jugada, porque es de esos a los que les gusta el micromanagement y los macroáticos. Sin embargo, tal vigilancia se circunscribe a las audiencias de fin de semana y poco más. Para fiestas y eventos tiene total libertad, entre otras cosas porque es muy bueno en su trabajo. Esto es importante porque lo que hizo no tiene nada que ver con órdenes de arriba ni cosas así. Fue por un motivo:

POR LA RISA.

Creo que no hay que ser muy perspicaz para saber qué pasó el año pasado. En Noviembre. El día 20.

Exacto. Amistoso Vecino decidió que el prime time del 20N iba a ser “…Y al tercer año resucitó”. Yo, por algún motivo, me entero por twitter de que está pasando y rápidamente le llamo.

  • “Entiendo que has sido tú”
  • “Jajajajajaja… ¡no veas la risa!”

Y es que Amistoso nos enseña con su actitud encomiable que el echarse unas risas para tocar un poco los cojones está por encima de cualquier otra consideración. Él sigue siendo otro rojazo de mierda como yo, pero esa noche mirando twitter se divirtió. Todos tenemos trabajos con sus mayores o menores momentos de hastío y es importante hacer cosas divertidas. Que en cualquier momento nos viene una pandemia y nos arranca la alegría de vivir. Carpe Cachodeo, hostia ya. Relajad vuestras convicciones o vuestros pilares éticos si podéis gracias a ello echaros unas risas sin hacer daño a nadie. Haced algún chiste en un Teams (yo, todos los días, pero lo mío es de psiquiatra). Meted una morcilla en un mail. Y, si podéis, follad. No en el trabajo, por supuesto, que queda feo sobre todo si es en medio de la oficina con otros 40 trabajadores mirando. Pero sed felices, copón. Que si 2020 y 2021 nos han enseñado algo es que hay que reírse más e intentar pasar por la BIDA siendo un poco más Momo y un poco menos Ezis. Y bastante Eros, ya puestos, que veo a la sociedad muy tensa tras dos años de Covid y creo que esto se arreglaría si, aunque sigamos siendo Héroes del No Follarás en la Vida felices en nuestros frikismos, prespitáramos más.

Menos yo, que voy para asceta, así que no me veo ya tocando teta.

Vota esta publicación

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media 4.8 / 5. Recuento de votos: 106

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.