ente onvre

Y el ganador del Onvre del año 2020 fue… Rodolfo Giuliani

4.7
(129)

Heading for the dignified walk away…

(Marillion, ‘The Great Escape’)

 

Son ya muchos años de blog eligiendo al ‘Onvre del año’ y, conforme nosotros – y nuestros lectores, no os engañéis – nos vamos haciendo más viejos, cada vez el ganar este sórdido galardón se va convirtiendo en algo más y más metafísico…

El ganador de este año, Rodolfo Giuliani es, probablemente, el ¡¡¡ONVRE!!! (así, con todo mayúsculas y tres exclamaciones, con ese honor solo reservado a Brian Blessed) que más emoción me ha producido de todos. Tal vez porque, en ese momento de chorrear su Just For Men marca Hacendado en una rueda de prensa, nos recordó uno de esos rites of passage que nadie menciona: el día que dejas de ser un mocoso que dice que ‘Muerte en Venecia’ es una peli aburrida y con unos zooms feísimos, qué horror, Spielberg rueda mejor, a darte cuenta de que en esa peli está LA VERDAD. 

Rodolfo Giuliani era una de esas historias como les gusta a los guionistas estadounidenses: éxito como alcalde de NY, caída en desgracia en la que se convierte en una parodia de sí mismo y, finalmente, un retorno triunfal como héroe del 11-S que ponía broche de oro a esas historias de redención que tanto gustan a los yankis (sinónimo de deficientes profundos, claro, pero tampoco hacía falta decirlo).

Pero Rudy, en una muestra del Jran cine (el que no es referencialidad tonta como Spielberg, sino que habla de la BBBBBBBIDA), nos demostró que, feck, la vida, sencillamente, no funciona así. Que una vez has tenido tu dignified walkaway… ¿qué carallo haces con esos años tontos que te quedan?

Pues, al igual que el sórdido poeta borrachuzo galés dijo “Rage! Rage against the dying of the light!”. Y, en un año espectacular, Rodolfo realizó una oVra maestra absoluta de la sordidez para demostrarnos que la vida solo es esa tinte que nos chorrea por las sienes cuando nos empeñamos en follarnos a una niña varias décadas menor que nosotros.

Feck, es que, cuando nosotros intentamos poner un broche de oro a su antología de protagonizar la escena del año en Borat 2,  dar una conferencia en el Four Seasons Total Landscaping (frente a la sex shop), chorreo de Just For Men, tirarse dos pedos en las vistas por alegación de fraude electoral y, finalmente, pillar el Covid, Rodolfo nos demostró que su lucha contra la imparable decadencia todavía tenía bonus track en el 2021 cuando…

¡¡¡Donald pasó de su culo y decidió que no le iba a pagar por sus meses de constante autoinmolación en público!!!

Y eso teniendo en cuenta que el propio Steve Bannon le llegó a llamar pirado y conspiranoico al propio Rodolfo en su jeta.

Y, eso amiguitos míos, es la BBBBBBBIDA. Son todas nuestras BBBBBBBBIDAS. Es como terminaremos todos, es la mayor dignified walk away a la que podremos aspirar. Solo que nunca se quiere decir muy en alto, por aquello de qué aburrida es ‘Muerte en Venecia’.

Pero pasan los años y cada vez lo vemos más claro. Por eso Rodolfo Giuliani ha ganado.

Por eso nadie se lo ha merecido nunca más. Aunque joda. Porque jode.

Vota esta publicación

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media 4.7 / 5. Recuento de votos: 129

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.