ente onvre

Elijan al Persono del Año 2020

4.8
(73)

Sacar la basura a las ocho en punto de la tarde para sentir que todo el barrio te estaba ovacionando, gritarle a la gente por la calle “¡Ponte la mascarilla, subnormal!”, increpar a la juventud que está de pasteleo sin mascarilla con un “¡Ya podéis follar luego, hijosdeputa, porque como ese brote se quede en mero pasteleo o pagafantismo, me voy a cagar en el Cristo!”…

Sí: cuando “The stakes are that high”, es cuando todo sale a relucir con más fuerza y cuando más se separan los Onvres de bien de los Randianos de mierda (metan en el segundo grupo a los runners, que ya han demostrado que eran lo que todos sabíamos: gentuza a la que les importa un carallo que acabes intubado . Eso por no olvidar que la frase idiota del “Dices que eres de izquierdas… ¿y tienes un iPhone?” sí podría sustituirse por un “Dices que eres de izquierdas… ¿y fumas?”, porque el randianismo de esparcir el covid por aquello de “Mi libertad” es difícilmente superable).

Por eso, en este año de mierda, por lo menos podemos decir que nunca la Onvría tuvo mejor más dramático y sórdido escenario sobre el que lucirse: la vida y la muerte, el ying y el yang, El Celta y el Deportivo, Rocco Siffredi y Roberto Malone, sun and moon…

Con todos ustedes, la edición 2020 del elija al Onvre/Munhé del año y las apasionadas defensas que de cada entrada hace Paco Fox:

Mike Hughes: El terraplanista empírico

Desde hace lustros sigo podcasts de ciencia americanos en los que se habla de la próxima tontería que desafía la Ley de Poe. Todo ello me ha creado un Síndrome de Casandra que ríete tú de mi síndrome del impostor: cada vez que le cuento a mi familia algo que he escuchado, lo desestiman. Se rieron de lo de la Apropiación Cultural. Dudaron de la existencia de los antivacunas. Pero, desde luego, me mandaron a la mierda cuando les comenté lo del terraplanismo. A pesar de llevar 45 años aguantándome y, por lo tanto, sabiendo perfectamente que odio tomar el pelo y las bromas, pensaban que estaba choteándome de ellos.

Y llegó a España, claro. El ataque más hilarante fue el soplapollaxplaining de un tuitero a Pedro Duque hará un par de años, pero equí a quien nominamos es a la persona que quiso verlo con sus propios ojos. Que él conocía la falacia de autoridad y no se tragaba eso que decían “los expertos”.

(*Nota importante como alguien que ha escrito sobre las falacias lógicas cuando, una vez más, no estaban de moda: Niños, son falacias informales y dependen del contexto; soltar ‘¡Falacia de x!’ en cualquier discusión online como si gritaras EXPECTO PATRONUM no sólo no te da la razón, sino que además te hace quedar como un listillo al que robar el bollycao)

A lo que iba: Mike quiso ver la tierra desde el espacio. Pero como esto no es Wonder Woman 84 y aquí no puedes entrar porque sí a un sitio a robar un avión estratosférico o un cohete, pilló sus legos y unas piezas de Aliexpress y lo montó en su casa.

Naturalmente, se mató.

Pero se mató buscando su sueño:

¿Dónde está la esfera, que yo la vea?

A posteriori, el agente del señor, para evitar el bochorno, anduvo por ahí sugiriendo que sólo buscaba patrocinadores y que no se lo creía, pero a esas alturas era como si Miguel Bosé saliera ahora diciendo que todo era una performance para su vuelta a los escenarios.

Gonzalo Pérez Jácome, Alcalde de Ourense

Señores: recuerden este gran momento de antes de que todo se fuera al carajo este año:

Ahora te quito, ahora no. Los donuts. Lepe. Tú flipas, nena. Y no le llegó con eso a este titán de la sordidez paragüera: también se permitió el compararse con Jesucristo cuando se fraguó un intento de traición desde sus propias filas. O llamar a la policía a para que arrestasen a un matrimonio que vino a reclamarle a su tienda de instrumentos musicales. Quien niegue que Galicia, así en xeral, es la mejor cantera de sórdidos para este blog es que nunca nos ha leído. Todos sabemos que son los principales exportadores de políticos que venerar, como Fraga y Rajoy, pero a los que no vivimos allí nos está empezando a dar pena que se estén quedando con grandes luminarias como Abel THE LIGHTS Caballero y este inmenso Gonzalo PARACHULOMIPIRULO Pérez. Los necesitamos en el congreso YA, que desde que Rajoy nos dejó lo máximo con lo que nos podemos reír es con los intentos de Vicentín Casado de estar a la vez en la derecha y en la extrema derecha pero ahora no y ahora le meto una puñalada trapera muy elegante a la argentina esa. No queremos dramas shakespearianos de tercera: queremos chulería gallega de primera.

Concha García Zaera, la artista del Paint

Uno de mis memes favoritos es el de ‘Graphic Design is my passion’. Me encantan las parodias de las páginas estilo Geocities. Y era de los que en 1992 usaba el Banner para hacer carteles y, por supuesto, hacía dibujos de castillos en Microsoft Paint. Todo esto se ha quedado para el chiste común. Para el chascarrillo socorrido. Y luego llega Concha, una señora valenciana, y nos hace esto:

A Concha le importa un carajo el photoshop. Es como los maravillosos tarados quijotescos que hacen juegos sobre Chiquito de la Calzada en Zx Spectrum, sólo que en versión anciana adorable a la que le gusta salir con sus amigas y usar Paint. Que hay gente que hace ganchillo, y me parece muy bien. Pero nuestra heroína le da al programa más denostado que todos tenemos en nuestro ordenador. Porque lo vio como un reto dentro de su simpleza, dice ella. Porque es un ser de luz, digo yo.

El fan anal de Cats

No todos los héroes llevan capa. Internet nos ha traído en estos pasados años muchas cosas malas. Gracias a las redes sociales me he quedado sin mi sueño de vivir en Edimburgo, varios locos ganaron elecciones y hay literalmente franquistas en el parlamento. Pero también hay una cosa maravillosa en el mundo virtual que me hace olvidar a las granjas de bots rusos recopilando información que les vende Facebook y FaceApp:

La gente perturbada con demasiado tiempo libre.

Por otra parte, 2019 nos dio una obra maestra de la vicisitud en la que muchos actores importantes hacían un espectáculo porno furro que se estrenó en cines. Pero como los estudios de Hollywood tienen miedo a ir ALL THE WAY IN eliminaron las escenas de sexo que sin duda tenía Andrew Lloyd Webber en su mente cuando se le ocurrió hacer el peor musical de la historia y para que toda la familia pudiera admirar el espectáculo de ver a Judi Dench con más pelos que una peluquería el primer día tras el confinamiento, hicieron algo imperdonable: eliminaron los ortos de los gatos que habían aparecido durante el proceso de animación.

Que, a ver: la última vez que comprobé la lista de “cosas que no se deben ver porque la religión dice que es malo”, “ojete de gato” no aparecía, pero bueno.

Ahí nació la leyenda de que existía un montaje ojetal que había que ver y que resultaría mucho más interesante, no sólo que la peli en sí, sino sobre todo que el puto SnyderCut de La Liga de la Justicia. Así que nuestro onvre concluyó que la película sin duda mejoraría con más ortos, algo que sin duda se puede aplicar a otros títulos que me han disgustado bastante este año como “¡Scooby!” o “Tente: James Bond Mal”. Por lo tanto, rehizo la película para su canal XVP Comedy  añadiendo asteriscos anatómicamente correctos para delicia de la comunidad furra que, pobrecitos, también tienen derecho a disfrutar.

Porque no juzguéis tanto a la gente, coño ya. Aprended de John Waters, que nos enseñó que hay que dejar a cada cual ser feliz con su depravación si no hace daño a nadie. Excepto si hacen lo que sea sin llevar mascarilla por la calle. A esos sólo les juzgo y les condeno a meterse en una máquina que cambie su flujo del tiempo, lo ponga al revés y vea cómo el zurullo que echó ayer se arrastra hacia él para volver a su origen.

La escena que Nolan no quiso poner.

¿Qué será lo siguiente? ¿El Rey Leon chungo con pililas? Espero que no, porque Cats la veo en una futura CutreCon XX aniversario, pero a la abominación a los ojos de Yavé que ha hecho Favreau sólo le deseo que se borre mágicamente de todos los discos duros del mundo.

Los fans del Kpop troleadores de racistas

Como ha quedado claro en la anterior candidatura, no somos muy fans de los racistas aquí. Tampoco del K-Pop, pero es un género que amamos por tres motivos:

  • Son un producto de mercadotecnia y todo el mundo lo sabe. Lo abrazan. No van de especiales como raperos o reguetoneros. Son lo que son y lo celebran con alegría.
  • Todos y todas están petables. La petabilidad siempre ha sido un factor importante en la música pop y, como persona que tuvo pósters de Patsy Kensit y Belinda Carlisle en su cuarto, apoyo todo lo que sea mojar la ropa interior mientras se ve un concierto
  • Sus fans se organizan en redes para cagarse en los racistas.

Todo ello hace que los K-Poppers (suena a variante de estimulador sexual, lo cual TAMBIÉN es bueno) estén en mi corazón.

Su modus operandi: buscar hashtags de supremacistas blancos (sobre todo los que creen en la conspiración Q-Ano-n, que desgraciadamente no tiene nada que ver con Star Trek: TNG y sí mucho con ser retrasado profundo) y hacer su propia versión del rickrolling (otro motivo para amarlos) llenando todas esas discusiones con vídeos de sus grupos favoritos.

Para alguien que lleva mucho en RRSS lidiando con trolls (hoy mismo me han vuelto a desear que me mate), os digo que ASÍ, SÍ.

Daði Freyr

La gran sorpresa cinematográfica del año no ha sido que Disney y Warner se caguen en el cine. Tampoco que San Sebastián se cubriera de mierda premiando una de esas pelis de planos de 10 minutos de hierba creciendo, haciendo así que la próxima señora que quiera ver una cinta de esas con premios prefiera irse al Viana Capellanes a tomar suizos con sus amigas. Ni siquiera que Nolan superase en nolanxplaining a Interstellar con ‘Tento: Tu disparas y yo te la meto». No. Ha sido que Will Ferrell ha hecho una peli decente (¡Sapristi!) en la que se da a entender que Pierce Brosnan se ha follado a todo un pueblo pesquero y que los dos protagonistas enamorados probablemente sean hermanos. Y luego está el arranque del filme, que sin duda supera el espectacular comienzo en Canarias de ‘Wonder Woman: The Riñonera Days’:

Además, iba sobre Eurovisión, y este año Cava Baja, la colaboradora esporádica Tita Hellen y yo hemos llorado el no haber podido disfrutar de esa celebración de la horterada bien entendida. Esto es, de gente cantando sobre ruedas de hámster en llamas (que es lo que inspiró a Ferrell para hacer la peli, pero ese es otro tema). El filme contó con el apoyo de la organización, por lo que, incluso en un año tan raro, la celebración que REALMENTE une a Europa ha sido relevante. La trama cuenta la historia de cómo Islandia, para perder, manda a dos mantas a concursar. Un poco ‘Los Productores’, pero con chistes de paquetóns, camel toe y Dan Stevens insultando la homofobia de Putin, lo cual siempre está bien. Uno de los chistes recurrentes es que el público no quiere que el grupo cante su tema, sino una canción gilipollas de.. Pollas, fornicio y sonido un tanto schlageriano (otro motivo por el que merece amor en ente blog).

¿Qué hizo el representante Islandés? POR SUPUESTO que realizó una versión. Aquí tenemos el ser el puto amo en un sólo vídeo:

Toyah y… sí: Robert Fripp

Mucho que desentrañar aquí. Vayamos por partes:

Primero: El confinamiento ha sido una mierda. Hay que agradecer a todos los que han seguido dándonos entretenimiento para no volvernos locos. A todos menos a los que ponían música en el balcón a las 8. Os juro que lo que más temía de un nuevo encierro era volver a escuchar la canción esa babosa de “Pero son las 8 y has salido a tu ventana me dan ganas de llorar”. A mí me daban ganas de MATAR, pero no lo hice porque pusieron Pornhub Premium gratis y eso ya ayudaba a eliminar tensiones.

En esos oscuros días varias cosas me alegraban la vida: algunas personas muy cercanas, Gravity Falls y el vídeo dominical de Toyah y su marido haciendo el idiota. Toyah es una señora de sesenta y tantos años casada con un onvre. Ejemplo de ambos:

Segundo: Vale, Toyah es una cantante cercana a la música new wave con inclinaciones punk y experimentales. Se le espera esa alegría. Pero es que su marido… su marido… es… es…

ROBERT FRIPP.

Los fans de ente blog saben que aquí se tiene una relación amor-odio con el pequeño dictador que le dijo a Bill Bruford la mítica frase paradigmática de la pretenciosidad y de la egolatría tras grabar el batería puto Close To The Edge diciéndole: “Ya estás preparado para entrar en King Crimson”. Es el onvre que se ha tirado conciertos dando la espalda a la gente. Probablemente el músico con menos sentido del humor y más serio de la historia. Un señor que defiende la música experimental y formó un grupo insoportable de gente con pinta de ir a matar en masa a pobres tocando la guitarra con la misma pasión que un moñeco animatrónico. Un tipo que representa al rock tocado con chaleco. El cual ha acabado el año interpretando a los Sex Pistols vestido de Papá Noel mientras su señora da saltos con una camiseta ajustada que grita GILF:

BAMOS A BER. En un año en el que no esperaba vivir como en una peli de terror. En un 2020 en el que el mundo del entretenimiento ha cambiado para siempre y un presidente americano se negaba a salir de la Casa Blanca (si lo hubieran tenido que desalojar con policía, juro que lo nomino a onvre del año). Doce meses en los que hemos visto debates en los que hasta Pedro Sánchez parecía un estadista serio, lo que menos esperaba encontrarme era al PUÑETERO ROBERT FRIPP Y SU MUJER CONVIRTIÉNDOSE EN MIS ÍDOLOS DEL BUEN ROLLO. Ellos y Mabel, claro

En la foto: AMOR

La Societá Sportiva Sabrina Salerno

Cuando estábamos en blogger, una de sus redadas en busca de pezón hizo que desapareciera uno de nuestros primeros artículos sobre una persona a la que amo profundamente: Sabrina Salerno. Sí: todos sabéis que yo (Paco) soy fan de Samantha Fox y que mi sueño irrealizable es hacerme una foto con ella y con Michael J. Fox para así sustituir a la desfasada Santa Trinidad y crear una nueva mucho más molona en la que yo Sam sería Dios, yo sería Jesús y Michael la paloma por aquello de que se mueve más rápido.

Voy a ir al infierno. Por taaaaantos motivos…

Pero, claro, esto de elegir entre Sam y Sabrina es una falsa dicotomía, como tener que ser de Star Wars o Star Trek o del metal y el pop: en ambas opciones está la sabiduría. Sabrina, que va camino de entrar en niveles Toyah de gilfismo (sigo pensando en ella como milf) es un icono básico de Vicisitud y Sordidez. No en vano TAMBIÉN estuvo de fondo de nuestra web en su primer diseño junto a luminarias como Battiato o Franco Nero.

Dios, cómo nos gusta Italia aquí…

Pues un grupo de fistros sevillanos que comparten con nosotros la pasión por la mejor bizca de la historia de la música ha creado un equipo de Fútbol 7 (lo cual ya implica fistrismo) y lo ha llamado “Societá Sportiva Sabrina Salerno”. Todos juntos: SÓLO EN ANDALUCÍA. Salerno, por supuesto, se ha mostrado encantada. Y nosotros también.

Travis Clak, el cura REALMENTE sumiso

Hay dos cosas que todos deberíamos tener claras: la primera es que todo lo que rodea el cristianismo se basa en ser sumiso ante dios. Quizir, que si Yahveh te dice que ayudes a los pobres, los ayudas sin cuestionar. Si Jesús te dice que lapides a un homsexual, lo haces sin rechistar. Y si el Espíritu Santo te dice que pongas el culo, tú lo pones y te callas, que eso es la sumisión y la fé así en general. Que los caminos de Diosminatrix son inescrutables.

Por otra parte, sabemos que el lugar en el que hagas cualquier cosa es tan importante como lo que vayas a perpetrar. Por ejemplo, no es lo mismo atracar un banco que atracar la plaza del pueblo. No es lo mismo cagar en el baño que cagar en el salón de la Fiesta del Embajador. Y no es lo mismo, por lo tanto, tener una orgía en un salón sórdido como Roldán que tenerla en el altar de la iglesia.

Para que quede claro, en el caso de la última disyuntiva, la opción correcta es la segunda, sobre todo si es tu propia parroquia y decides grabarlo.

Así que Travis es un héroe de la coherencia: Si la sumisión es tu estilo de vida (concretamente a las dominatrix Yahveh, «Melissa» y «Mindy»), pues la realizas en donde trabajas. Pocas cosas más religiosas que esa.

No entiendo por qué los detuvieron. Yo lo veo la mar de lógico.

Pamela Jiles, la diputada naruto

Desde Vicisitud y Sordidez siempre hemos apoyado que los parlamentos se conviertan en lugar de fiesta y diversión. En su lugar, tenemos lo que parece un plató de Telecinco. No por los gritos, que a veces también, sino porque está lleno de gente que sobreestima un poco su propia inteligencia.

En la foto, sobreestimación de la propia inteligencia en acción.

Así que rompemos una lanza a favor de Chile y, sobre todo, de la diputada Pamela Jiles, periodista de profesión que ha sido capaz de llevar lo mejor del medio al parlamento nacional. No me refiero a meter a gritar como si estuvieras en La Sexta Noche, que eso ya pasa en todo el mundo, sino a a citar a una serie de anime cada vez que gana una votación.

Sí, amigos. Pamela hace la Carrera Naruto cuando gana. En el Parlamento. Delante de todo el mundo.

No. Somos. Dignos.

Rodolfo Giuliani

De héroe del 11-S a chiste nacional, Rodolfo El Reno del Tinte Corrido se marcó un hat trick post electoral que ha hecho que todos nos rindamos a sus pies con cuidado de no pasar por su bragueta. Tras tirarse todo el mandato Trump defendiendo lo indefendible y dinamitando su credibilidad, Rudolph dijo “PUES FROM LOST TO THE RIVER” y se convirtió en el ídolo de la vicisitud americana con el triplete mágico: su intento delante de las cámaras de que una chavala le chupara el cilindrín estuvo bien, pero hay quien todavía defiende que fue un malentendido en el que claramente Rudolph quiere tener vicio.

Como señor viejo, defiendo que los ancianos también tenemos nuestras necesidades. Sólo que hay que elegir cuándo, dónde y con quién. Y la respuesta a eso es “por la noche”, “en el altar de una iglesia” y “con dos dominatrices”.

Pero eso no fue nada comparado con concertar una rueda de prensa en el Four Seasons y, cuando la cadena se negó, hacer una vez más una huída hacia adelante en carrera Naruto y realizarlo en un invernadero del mismo nombre al lado del sex shop. Porque el dar marcha atrás y reconocer errores en política es de cobardes.

Lo de que se le corriera todo el tinte como ir hasta arriba de rimmel a ver ‘The Father’ es ya la puñetera guinda en el mejor pastel de hundir tu imagen de la historia de la política. Pero solo los gigantes pueden poner DOS guindas sobre otra guinda: la de lanzar dos cuescos durante los juicios en los que alegaba fraude electoral y…

…Acabar pillando el Covid. Cualquier otro artit-ta elegiría morir después de un colofón tan sublime, pero estoy convencido de que Giulianni se sacará otro conejo de la chistera. Porque llegar al trono de la sordidez suprema puede ser difícil, pero mantenerse como lo ha hecho él… Eso solo está al alcance de los semidioses.

Albert Serra

Hay dos tipos de personas que reaccionaron ante las declaraciones de Albert Serra sobre que el adulto que disfrute de Indiana Jones y Star Wars debe ir al médico: La de la gente que preguntó quién cojones era Albert Serra y la de la gente que se preguntó quién puñetas era Albert Serra.

Sobre la declaración en sí sólo puedo decir que los fans de Indiana Jones y Star Wars HAN de ir al médico. Concretamente a hacerse una colonoscopia, porque desde luego los primeros ya tienen una edad y los segundos ni te cuento, porque los únicos que todavía se preocupan de verdad por las pelis de Lucas ya peinan canas hasta en los sobacos.

Pero lo importante es que Albert cree firmemente en lo que dice. No hagáis caso a los que opinan que ha sido una maniobra para llamar la atención y promocionarse. Básicamente porque no hay manera de promocionar una peli de Serra. Porque yo soy del tercer y raro grupo que conoce la ovra de ente onvre y ya os digo que no aspira a llenar cines llamando ‘señoro’ a Clint Eastwood para generar cobertura mediática. Albert es un subnormal PURO. Un imbécil que cree en su cruzada DE VERDAD. Y todo esto lo digo para poner el vídeo que hizo Enrique Dueñas cachondeándose de él hace ya un año, cuando, efectivamente, nadie sabía quién era Serra:

Y ahora, queridos hermanos en la sordidez… ¡Votad! ¡Elegid con sabiduría! En el año más memorable para mal en la historia de la mayoría de nosotros, ¿quién ha sido el persono más relevante?

Vota esta publicación

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media 4.8 / 5. Recuento de votos: 73

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.