Sórdido y fresco

Ente onvre: Danny Show

Sinceridad. En ente bloj siempre hemos aplaudido a los artistas que hacen lo que le sale del corazón sin importarle que debería pasar antes por el cerebro a hacer una asamblea y concluir que es mejor quedarse en casa. A aquellos que no se pliegan a las modas de su tiempo y son fieles a sus cosmología artística contra viento, marea, anonimato y descojone general. Aunque esa cosmología implique el hard casio, el baladismo mediterráneo con hombreras y, sí por favor, el mullet.

Así que os presento a… Danny Show:

El Sonny Crockett de extrarradio

Danny nació como artista en esa época en la que los 80 ya no sabían lo que eran y todavía no habían llegado los verdaderos 90 a obligar a los cantantes melódicos a echar mano de su plan de pensiones iberoamericano. Os recuerdo que entre el 89 y el 92 aún mandábamos a Eurovisión en su momento más bajo pre-gaycidad desaforada a gente como Nina, Sergio Dalma y Serafín Zubiri. Claro que en el 98 incluso fue Mikel Herzog, esa especie de profesor de ética y religión ‘enrollao’ con más cara de ser el hombre de la schweppes que de ser ídolo de masas. Está claro que todavía pensábamos que aquello era más la OTI que la locura absurda que todos amamos hoy en día. Estábamos seleccionando para el certámen a señores que parecían haber salido de la Revista Escenarios. Abierta contratación para fiestas y verbenas: 91 69 69 69.

¡Sigue existiendo!

En ese mundo de orquestas paquitochocolateras es donde se encuentra la VERDAD de la música española. Dame cien veces una Orquesta Pasapoga antes que La Buena Vida o Nacho Vegas. Bueno, Vegas no. Que a ese tío no se le puede odiar porque resulta que cada vez que leo algo de él me parece más inteligente.

Pero a lo que íbamos. Danny Show es un salmantino que siempre supo que lo suyo era ser el Nino Bravo del hard casio. Su primer single de 1989 es ‘Quiero Decirte I Love You’ y tiene todo lo que se puede pedir: nasal pop, casio de trompetas latinas y un ritmazo que haría bailar hasta a tu abuela Amparo en la verbena de Alpedrete.

Puedo imaginar una versión de Raúl interpretada en un programa de José Luis Moreno y ahora sospecho que eso es justo lo que está soñando Cthulhu desde su espera en R’lyeh. Desde luego, Moreno cada vez parece más un primigenio informe.

“Entonces, ¿aceptas ser mi sectario, ojassssos?”

Tras un disco conceptual sobre Río de Janeiro porque POR SUPUESTO QUE SÍ, no fue hasta el 96 que editó el CD que incluía su primer hit y otros temas que abordan, como no podía ser menos, merengues, juanpardismos y, por supuesto, lo que da calidad de verdad a todo CD de gasolinera: un tema con parte recitada. El problema es que Danny todavía no ha conocido Spotify y eso nos impide disfrutar de su música. Por lo tanto, dejadme al menos que os deleite con sus portadas, del género “quítate tú, que tengo un sobrino que maneja un PC 386 con Paint y todo»:

El disco fue presentado con el ballet de Puerto Rico “All Stars Acero Caliente”. Si eso no fue una noche espectacular, que venga José Luís Moreno y lo vea.

 

Adiós al mullet, hola al diseño de un tartamudo

 

Portada diseñada por J.J. Abrams

Por supuesto, entre bachata, merengue y balada, nuestro héroe sacó tiempo para hacer este homenaje a su segundo ídolo, Nino Bravo (el primero es Elvis porque esa mirada de ojitos caídos las enamora a tope). Aquí podemos verlo en todo su pelo permanentado casiotoneando al mítico valenciano:

Pero Danny es, como nuestro adorado Juan Pardo, un onvre que no olvida sus orígenes. Sí, amijos. Entre bachatas y bailes de sintetizador, Danny sacó tiempo para homenajear a su tierra con lo que, a la postre sería su gran hit. Al menos en las radios de un radio de dos kilómetros de su zona:

Os traigo un regalo del FUTURO: Un Láser Disc

Rondallas, monumentos, toros… y sí: LA TUNA. Porque si te pones a remover tópicos, me tomaría como un insulto personal el no hacer referencia a lo más sórdido que ha dado la cultura mesetaria.

Puedo perdonar esta salida a lo caspo-tradicionalista por dos motivos: porque está claro que lo hace desde el corazón y porque no tardó en volver a su zona de comodidad. Mientras que muchos artistas tiran la toalla al ver que las modas les pasan por el pelassso como Vettel tomando una curva con lluvia, Danny ha seguido sacando discos. Todos con sus amores amorosos, su casio latino y sus versiones de los artistas españoles verdaderamente grandes. Como por ejemplo, Camilo Sesto en este CD de 2005 cuya portada se hizo con un babi en clase de pretecnología.

Necesito saber la historia detrás de pegarle una foto carnet con loctite al cuerpo.

Pero tampoco es plan de alargar demasiado un artículo de alguien tan desconocido. Lo que todos deberíais hacer es visitar su web. Muchos dirían que necesita un rediseño y que parece anclada en la era Lycos. Eso sería un error grave: pocos diseños reflejan tan bien el alma fuera de su época del salmantino. En www.dannyshow.com podéis escuchar más extractos de su música y comprobar que el buen señor sigue en activo. Creo. Porque se ve que lo de actualizarla lo lleva más como unas directrices vagas que como una regla.

¡Si el Sonny Crockett salmantino!: Hasta tiene el ferrari del Out Run

Sobre todo os recomiendo pasarse por las notas de cada uno de sus discos para encontrar frases maravillosas como la que abre su presentación del disco ‘Piscis Puro’:

Atrapado por la magistral influencia del duodécimo signo del Zodíaco, experimenté en carne propia el milagro de la vida, un 8 de marzo de 1965 y fue entonces, cuando marcado con el signo de Piscis, y bajo la atenta vigilancia de un universo en expansión, inicié mi periplo.”

Si hay una forma más magistral de decir “nací en marzo de 1965 y, por lo tanto, soy Piscis”, no quiero conocerla. Algunos comentaréis que es difícil experimentar el milagro de la vida en carne ajena. Pero lo mismo Danny tiene poderes paranormales. No olvidemos que su música está más allá del tiempo y del espacio. Mientras el universo dejó atrás los años de gloria del sonido gasolinera, nuestro héroe sigue editando discos que NO TE PUEDES PERDER.

Así que desde aquí pido el aplauso a un tipo que hace lo que le gusta. Aunque a algunos les de risa. Aunque sea carne de revistas de contrataciones para ferias. Danny se ha mantenido haciendo lo que le gusta durante toda su vida. ¿Cuántos podemos decir lo mismo, incluso habiendo llevado mullet en los 80 para intentar molar?

Pues si a Julia Otero le sentaba bien ese peinado, ¿por qué no a él?

Abiertas contrataciones.

Vota esta publicación

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media / 5. Recuento de votos:

Utilizamos cookies para brindarle la mejor experiencia posible en nuestro sitio web. Al continuar usando este sitio, usted acepta nuestro uso de cookies.
Aceptar
Privacy Policy