Sórdido y fresco

El Fancista

Llevo unos meses diciendo que una de mayores amenazas para la democracia y la sociedad en general son las terracitas de verano en las que te cobran 10 euros por dos claras de cruzcampo con patatas rancias y donde te sientas a pasar calor mientras ponderas con terror insondable la posibilidad de que Ridley Scott haga otra precuela de Alien.

Pero hay otra que puede ser peor, aunque parezca mentira. Me refiero a los artículos online que sólo son recopilatorios de tuits. Los ‘Arden las redes’ o ‘Tal idiota dice esta idiotez y la lía en la red’. Son el producto de medios vagos buscando el clickbait fácil magnificando lo que no deja de ser un microuniverso de exhibicionistas virtuales.

Joder, cómo odio los artículos que sólo recopilan tuits.

Así que voy a hacer uno.

Hace un año y medio se nos ocurrió a Ángel Codón, Juan Pérez y a mí crear una cuenta troll en twitter. Esto de hacer chorradas de este tipo es algo que ya había abordado en el pasado con el blog paralelo ‘Cultureta Watch’. Aquel se trataba de reírse de los críticos que piensan más en sus textos y en que su ego se vea bien desde la estación espacial internacional que en comentar la obra en cuestión. Lo que pasó al final es que alguna gente se molestó y acabé cerrándolo. De todas maneras, ya se empezaba a no leer blogs y esa cosa habría funcionado mejor como página de Facebook. Que también está ya de capa caída, pero bueno. No lo veo como idea para Instagram, la verdad. Por un motivo claro: no sirve para follar. Que es el motivo único de la existencia de esa red social.

Pero yo no soy de estar quieto mucho rato. Excepto, claro está, cuando entro en trance viendo las obras realmente más fascinantes del audiovisual actual: cada nuevo vídeo de Flos Mariae. Así que, en una de éstas tardes en las que mis God Fearing Spice Girls Seal Of Quality no tenían nada nuevo en su canal y no me apetecía escribir, grabar vídeos o nadar en una piscina de baked beans, pensé en tomar el concepto de Codón de ‘El Fancista’, adaptarlo a twitter y compartir la cuenta con mis dos compañeros de aventuras TdC. La idea de los tuits era la siguiente: ponerse en la piel de un un fan loco con una absurda seguridad en sus opiniones y el ego y el complejo de inferioridad de un crítico de cine español medio, pero como si escribiera en décadas (o siglos) pasados. Sería una forma de comentar temas de actualidad de una manera oblicua y, por supuesto, tremendamente elitista y condescendiente. Porque toda cuenta troll implica creerse mucho más listo que los demás y, a veces, hasta un pozo insondable de dudas e inseguridades sobre sus propias opiniones como yo necesita sentarse plácidamente, leer una frase tonta y responder:

“Mira, GILIPOLLAS:…”

Sólo que creo que nunca se convenció a nadie de su error llamándole ‘idiota’ (aunque ¡qué bien sienta a veces el exabrupto!), y es más conveniente contrarrestar opiniones de dudosa valía con un poco de humor y poniendo un bonito espejo ante quien las suelta. El espejo que nos dice que todo ya se ha dicho y ha ocurrido en el pasado, y que es mejor no ser en exceso vehementes en las opiniones porque todos, hasta los críticos más inteligentes, nos hemos equivocado alguna vez respecto a muchísimas obras de arte.

La lanzamos y, muy pronto, me hicieron notar que había una similar: la de Andrés Trasado, que no conocía. Pero como él lo hace como un fancista del presente, pensamos que se solapaban bien. Así que hicimos lo normal: seguirle para que nos siguiera él a nosotros. Que no sé si pasó. Porque la cuenta estuvo un tiempo medianamente durmiente con un tuit al mes o cosa así y un puñado de seguidores. Nosotros nos reíamos cuando entraba alguien entraba creyendo que íbamos en serio sin darse cuenta de la ironía (porque el usuario medio de redes lo de leer subtexto lo lleva como yo jugar a Operación tras tomar un café), pero nos descojonábamos más cuando alguien pillaba el trasfondo de lo que hablábamos, se cabreaba más e intentaba darnos lecciones. Vamos, los fans de Juego de Tronos en modo berserker por la última temporada.

Y en esto que el otro día alguien importante retuiteó un mensaje que publiqué para promocionar nuestro TdC en Vivo sobre ‘Robocop’. El resultado fue que se apuntó un puñado gordo de gente a la cuenta. Yo, en lugar de alegrarme, sólo pude pensar: “Qué pena que empiecen ahora, porque hay un año y pico de tuits que, está feo que lo diga yo, pero están la mar de ocurrentes”.

Así que aquí estamos. Glosando algunos de los que más me gustan en un post de Vicisitud y Sordidez. ¿Me preocupa que se sepa quién está detrás de la cuenta troll? Pues claro que no: nunca va a alcanzar un gran número de seguidores y, de todas maneras, como ya nadie lee, pocos sabrán de la existencia de este artículo. Así que allá vamos. Para dejarlo claro, y como bien sabe Vicisitud, no recuerdo nunca lo que he escrito yo. Por lo tanto, si bien la mayoría de los tuits son míos (básicamente porque Ángel y Juan olvidaron la clave de la cuenta), por ahí habrán varios escritos por ellos:

Elegí este tuit para inaugurar la cuenta por dos motivos: porque adoro ‘Lady Halcón’ y porque recuerdo perfectamente las críticas en la época a Matthew Broderick. No merecidas. Como las críticas a tener a Harvey Keitel en ‘El Caballero del Dragón’ por parecer demasiado de Brooklyn en plena Edad Media. Merecidas.

La puta manía de condenar películas por problemas de producción antes de verla. ‘Regreso al futuro’ en al era 2.0 habría sufrido lo indecible.

Detalle curioso: Hay gente que todavía piensa esto. Detalle más curioso: a los que la vimos con 8 años nos importaba un puto carajo lo que dijeran los señores mayores.

La preproducción de ‘Desafío Total’ fue un dolor de barriga comparable a tener un Pujol guapo en la tripa. Hoy en día todos habrían sabido que el protagonista original iba a ser un señor canijo. Una tormenta que casi no ocurrió en la época, pero sí que se armó con…

¿Os suena a algo que acaba de ocurrir? Pues más todavía:

Pero no tenemos que irnos a los 80 y 90 para hablar de cómo habría reaccionado un fan tarado. Y hay más ejemplos:

Esto es algo que sigue pensando mucha gente que no ha madurado y sobrevivido a la etapa de culturetismo y SERIEDAD de la tardo adolescencia…

Una cosa que me eriza los pelos internos del orto es cuando leo a gente analizar una película antigua desde la óptica actual. O, por extensión, una ambientada en el pasado desde supuestos requerimientos del presente. ¿Es que la gente no sabe de hermenéutica? La respuesta está clara: es una canción de Battiato sobre eyacular, Bush y el fascismo. Creo. No la entiendo bien.

Pero no todo va a ser cine ni siglo XX:

Que la gente se olvida que ‘El Quijote’ son dos libros. Dos libros que todos sabemos interpretar porque nos lo han enseñado, pero que los locos de las ‘esencias de los personajes’ y la ‘verosimilitud’ machacarían sin piedad.

Pero vamos, que tampoco voy a poner todos los tuits de la cuenta. Aquí van unos pocos más, empezando por el que funcionó bien y me ha animado a escribir este lamentable recopilatorio:

Dato: este tuit lo puse yo porque recuerdo perfectamente decir más o menos esto tras ver la peli (lo de aburrida no, porque me descojoné) y estar obsesionado con el asunto del High Concept al que le daban tanto bombo Simpson & Bruckheimer. Todos somos o hemos sido un desastre a la hora de prever el futuro. El resumen del objetivo de esta cuenta es simple y ya estaba en aquella putrícula llamada ‘CineBasura’: que no nos tomemos las cosas del cine y el arte demasiado en serio. Demos un paso atrás y apliquemos las reacciones viscerales y airadas al pasado y veremos que ni vale la pena cabrearse ni a menudo tenemos razón.

Y acabo con un mensaje que tuvo bastantes retuits, aunque os invito a seguir la cuenta, ver el resto y, qué cojones, aportar vuestros propios fancismos sobre literatura, música, arquitectura o, qué sé yo: pornografía.

Hostia: acabo de tener como cinco ideas para actualizaciones…

 

Vota esta publicación

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media / 5. Recuento de votos:

Dejanos tu comentario sórdido

Deja un comentario

Utilizamos cookies para brindarle la mejor experiencia posible en nuestro sitio web. Al continuar usando este sitio, usted acepta nuestro uso de cookies.
Aceptar