Sórdido y fresco

Elijan al Persono del Año 2018

Dios mío, qué año. La situación mundial estará a un nivel que da la sensación de que estamos en año nuevo de 1939, pero al menos ha habido onvría y munhería para rellenar cuatro votaciones a Persono del Año. Sin embargo, sólo éstos han sido los nominados. Por dos motivos: el primero es que son los que he ido apuntando según sabía de sus hazañas. El segundo es que Chiquetete abrió el año por todo lo alto, pero no creo que debamos premiar a fallecidos. Así que vamos con los nominados:

1.- Quincy Jones

No hay nada más fascinante que escuchar a un señor forrado que ya se ha pasado la vida en modo experto empezar a rajar sin preocuparse de las consecuencias. Ahí entró a inicios de años Quincy Jones, leyenda de la música gracias a su trabajo y leyenda de los pajilleros gracias a su hija.

En una muy comentada entrevista, Quincy, probablemente mientras se sacaba la chorra, habló de todo. Pero de todo: de que Ringo era un inútil. De que Michael Jackson robó canciones por todas partes. De que no le gustaría hablar de que sabe quién mató a Kennedy para luego soltarlo sin problemas. De que se tiró a Ivanka y que Trump es un hijo de puta. Pero sobre todo, porque somos unos morbosos de mierda, de que Marlon Brando se tiró a Marvin Gaye y Richard Pryor.

Y no sólo pasar de todo y soltarla a lo bestia, sino encima hacerlo sabiéndose un grande. A pesar de la risa de todo lo antes mencionado, mi momento favorito de la entrevista fue éste:

  • Dígame algo en lo que haya trabajado que debería haber sido más importante.
  • Pero ¿qué coño dice? Nunca he tenido ese problema. Todos mis trabajos han sido importantes.

Vrabo.

2.- Thomas Mace-Archer-Mills

Pocas veces algo de actualidad me impulsa a coger el ordenador y publicar algo en Vicisitud y Sordidez, una web en la que los artículos maduran en nuestras cabezas como Meg Ryan: mal y patéticamente. Pero que al final se escriben porque algo habrá que poner para mantener esta anomalía de web activa.

La historia de Thomas Mace sí me hizo levantar mi traserín del sofá en el que estaba viendo pelis malas de la Full Moon para loar a ente onvre. Porque era un frikardo que vivía con alegría su frikismo. Algo que yo siempre he defendido con toda mi furia uretral.

Querer pasar tu vida en un eterno cosplay es algo que aplaudo. Sea, como la verdadera historia de Búho Gris, siendo un niño flipao de los nativos americanos que se fue a vivir como uno, sea como ese amigo tuyo raro que sigue la religión Jedi, sea como ese tipo raro que vive como mascota humana de una dominatrix. Yo sólo quiero que la gente sea feliz sin hacerle daño a nadie. Como Mace, loco de Nueva York de origen italiano que quería ser un inglés pijo experto en la monarquía y consiguió su sueño. Por eso y por cagarse en la tontería esa de la ‘apropiación cultural’, yo te saludo, Thomas.

3.- Ivan Krasouski, el piloto Groot

Reírse ante la tragedia es algo que no sólo respeto: es que lo admiro. Yo mismo soy un drama king y mi segundo talón de aquiles por detrás de las pelirrojas con pecas es cuando tengo un problema y no veo una solución clara. Me convierto en la dama de las camelias

Que te estrelles con tu avioneta y te atraviese el hombro una RAMA DEL DIÁMETRO DE UN MELÓN es de esas situaciones vitales ligeramente fastidiosas. Reírse de ello está bien. Hacerlo demostrando ser un frikardo está mejor. Ivan entró en el hospital así:

… Así y gritando “I AM GROOT”, ante el regocijo de los paramédicos.

Luego grabó un vídeo tras la extracción todo CASUAL diciendo, y os juro que no me lo invento: “Me rompo la camisa y ahí había un tronco del tamaño de un melón en mi hombro. Me reí de ello, como siempre.

Como siempre.

COMO SIEMPRE.

Genio.

4.- José Manuel García-Margallo

Muchos años se cuelan en esta lista profesionales del rencor. Gente que hace del odio un arte. También somos un país orgulloso de la tradición (que espero que no se joda con los nuevos cambios políticos) de votar no a quien quieres, sino apoyar al contrario del que te jode.

Margallo se presentó a presidente del PP sin querer serlo y sabiendo que iba a perder. Su único impulso era dividir votos y joder a su archienemiga Soraya. Eso lo convierte en un candidato jodido para ente vlog en el que los lectores tienden a no ser muy de derechas, pero cuyos artífices admiran la estética de la desfachatez y el espectáculo que da esa organización juerguista que es el PP.

5.- Miquel Iceta

Sí. Otra vez.

No es secreto que aquí no querríamos que Iceta fuera President. Ni siquiera Presidente. Un fan de Queen y de James Bond se merece ser Emperador del Universo. Está claro que ni Thanos tiene nada que hacer ante la gigante sombra de hobbit de Miquel.

¿Qué ha hecho nuestro ídolo este año? Pues dar la mejor respuesta en una entrevista política de todo 2018. Ante la pregunta de si prefiere a Albert o a Casado (esto, Kodos o Podos), Don’t Stop Me Now contestó dubitativo:

Fisicament?

Bravo. En V&S ya propusimos solucionar el problema vasco eligiendo quién estaba más bueno. A lo mejor habría que hacer lo mismo con el catalán. Y con España. Y con el mundo. Así llegaríamos por fin a tener a un Presidente del Universo como Zaphod Beeblebrox, que es lo que necesitamos y nos merecemos.

Ya que los políticos son la hez, al menos QUE MOLEN.

6.- La jefa de prensa de Diamond Films

Cuyo nombre sé me callo porque no sé si me daría permiso y porque me cae la mar de bien. Pero uno de los momentos que más he aplaudido este año fue cuando se anunció que la distribuidora tuvo los SANTÍSISMOS de rebautizar el soso “The Happytime Murders” con un mucho más vergonzoso y glorioso al mismo tiempo “Quién está matando a los MOÑECOS”.

Algún lector estará clamando que eso es el mal. Pues no. Mejorar una película mediocre con un título para la eternidad que ilustrará vídeos y comentarios del futuro junto a glorias como ‘Soñando, soñando, triunfé patinando’ es una gran aportación a nuestra idiosincrasia cultural. En diez años nadie sabrá por qué ‘muñeco’ está mal escrito, ante lo cual sólo puedo decir que MEJOR. La peli, posiblemente el mayor fracaso del año en cines si tenemos en cuenta la relación de inversión en promoción con recaudación, será olvidada en unos lustros. El título español vivirá en infamia. Lo cual es maravilloso.

7.- María José García Pérez, la jueza de Lugo que es vidente

Necesitamos tener cierta confianza en las instituciones para poder sobrevivir a este mundo absurdo, gilipollas y, sí: de derechas. Pero también tenemos todos en nuestro interior un punk radical que busca secretamente el caos. El desasosiego que produce saber que una jueza es imbécil es más o menos el mismo que enterarse que ese cirujano que te va a operar vota a Vox o que tu alcalde vota a Vox. O que tu madre vota a Vox. O Vox en general.

El que esta señora no entienda que es un agente del caos le hace mucha gracia al gremlin que todos guardamos en lo más profundo de nuestra personalidad. Lo de que fuera amonestada por fumar en la sala sólo añade a su leyenda. Leyenda de horror insondable, pero leyenda al fin y al cabo.

8.- James Rhodes

El reverso de la candidata anterior. James Rhodes es una isla de alegría y falta alarmante de cinismo en un mundo que, como ya he dicho, parece estar viviendo las Navidades de 1938 con unos cuantos locos esperando a ver cuál es su Polonia particular.

Y, en esta hora oscura, llega el superhéroe que todos necesitamos: alguien capaz de estar en twitter como ser de luz y casi acabar el año sin quemarse. Rhodes ha comandado 2018 haciendo comentarios sobre cómo le ilusionan pequeñas cosas: la meriendacena. Los bocatas. Las palabrotas españolas. En un mundo en el que están todo el día intentando convencernos de que no hay nada peor en la vida que ser español, James nos recuerda todo lo que es bueno en ente paí. Por favor, no me lo destrocéis. Que ya hay suficiente cinismo. Necesitamos Ready Player One. Necesitamos fantasía. Necesitamos disfrutar de las pequeñas ilusiones. Como le decía Richard Dreyfuss a Bill Murray en esa obra maestra olvidada de ‘What About Bob?”, algunos vivimos con pasos de bebé. Yo mismo consigo pasar el día con mínimos objetivos de felicidad. James Rhodes nos recuerda que esa ilusión por soltar una buena palabrota o comerse una tortilla cojonuda es lo que consigue que nos levantemos de la cama todos los días.

Fotomontaje cortesía de El Jueves (https://www.eljueves.es/news/james-rhodes-completa-su-adaptacion-espana-con-una-imitacion-de-chiquito-de-la-calzada_2671)

9.- Akira Horiuchi, ganador del Ig Nobel

Akira tenía una visión. Un sueño: hacer colonoscopias sentado. Él sabía que es la mejor postura. Sólo le faltaba probarlo. Por supuesto, como el científico loco de peli de los años 50 que es, lo probó en sí mismo.

Se hizo una colonoscopia sentado.

Sólo dijo que sintió una ‘ligera molestia’.

Akira Horiuchi sabe cómo sacrificarse por la ciencia que estudia temas que realmente nos importa en ente vloj.

10.- Harry Shearer

Los bajistas, señores serios, no suelen prodigarse en esto de los discos en solitario. Los bajistas ficticios mucho menos. Harry Shearer demuestra que llevar un chiste hasta la tercera edad es algo justo y necesario volviendo a ser Derek Smalls, su personaje de la mejor parodia sobre el rock de la historia, ‘This Is Spinal Tap’ y a la vejez saca un disco en solitario. Como el personaje. Que es regulero (como suele ser normal en este tipo de CDs) y, por supuesto, conceptual. Y con orquesta.

Una oda a la vejez con canciones sobre el móvil vibrando en el culo, gritos de guerra a la propia pisha para que funcione sin pastillas e implantes dentales. Pero con Rick Wakeman, Joe Satriani, Steely Dan, Steve Vai, Chad Smith y cualquiera que pasara por allí dispuesto a rendir tributo NO a Spinal Tap, sino a un señor con peluca que se gana la vida doblando al Señor Burns y Ned Flanders.

Pero lo que más hace que merezca ser nominado no es solo lo de llevar un chiste de 1980 hasta la tercera edad y cachondearse de discos de viejos rockeros siendo SINCEROS. Lo bueno es que en el single no le hace ascos al forsalismo, haciendo un juego de palabras con su nombre que en boca de tu cuñado sería para pegarle, pero cantado por el onvre que se quedó atascado en una vaina gigante en pleno concierto es para celebrar. Atención al vídeo, con valkiria gorda, coros y chiste malo final. Lo peor es que la canción es chunga a propósito y aun así… ¡ME GUSTA! Eso dice algo de mí. No creo que sea nada bueno.

11.- Ramiro Folla

Titularman es uno de los grandes superhéroes a los que les falta una película. Su problema es que, como Alan Smithee, tiene múltiples personalidades. Su última proeza se produjo en el periódico La Región, el cual nos brindó el mejor titular del año:
“RAMIRO FOLLA, ÚNICA BUENA NOTICIA LOCAL’
Ramiro, que posiblemente lleve toda la vida maldiciendo a su padre por no haberse cambiado el apellido, fue un héroe nacional durante un par de días, demostrando que los peninsulares sí que sabemos alegrarnos de las fortunas ajenas. Sobre todo si se es de Bilbao o de Algeciras, cunas del neverfollismo. Esperamos que el estrellato fugaz mediático sólo haya traído una consecuencia: que haya ligado con una chica apellidada Más. Su descendencia puede ser épica.

12.- Peter Turik, líder de Witchrot y su anuncio de disolución de la banda

En noviembre, el líder de la oscura banda de metal Witchrot publicó el mejor estado de facebook de la historia. De hecho, esta red social debería de cerrar YA no por ser vehículo de la extrema derecha y no servir para follar como Instagram, sino ante la obviedad de que ha tocado techo gracias a ente onvre:

Debido a la desafortunada realidad de que nuestro guitarrista se tire a mi novia con la que llevo 7 años, WITCHROT se toma un descanso extendido. Sin embargo, yo continuaré con la banda en otro espacio y tiempo, estando maduro de odio, la música está fluyendo lentamente y sin duda se convertirá en la más devastadora y tortuosa que he creado.Gracias por el apoyo. Seguid heavys: Peter.

Oh, y el batería de la banda murió».

Esto sí que es tener las prioridades claras.

Lo malo es que el batería NO murió. Lo decía metafóricamente porque tanto él como el mismo batería pensaban que a nadie le importaría un carajo tratándose de una banda de tercera regional.

Nos importa, Peter. Esperamos que sigas siendo tan METAL toda tu vida.

13.- Ted Pelkey

Otra gran muestra del concepto de ser un verdadero profesional del resentimiento. Cuando la burocracia local te toca los huevos, la gente normal se frustra. Los más jóvenes se vengan poniendo un tuit cabreado. Alguno se lía a gritar en el ayuntamiento. Alguien sin estilo podría incluso entrar en el despacho del burócrata de turno a escupirles en la cara.

Mal.

Ted nos ha mostrado el camino. A Ted no le dejaban construir un garaje. Diez años luchó. ¿Cómo canalizó su frustración? Con una estatua de 4000 dólares dedicada a los funcionarios:

Esto no se le ocurrió a Frances McDormand

14.- Abel Caballero, alcalde de Vigo

Que Jaén es la Nueva York del sur no lo niega nadie. Ahora, gracias a Abel Caballero, sabemos que Vigo es el Nueva York del norte. Su apuesta por cegar a los habitantes de la estación espacial con la iluminación navideña demuestra que nuestros políticos siguen la Teoría John Holmes: Cuanto más grande, mejor. Esto no se hacía por Jalicia. Ni siquiera por Espppppaña. Esto se hacía por EL MUNDO. Vigo sería cosmopolita adelantando al relaxing cup de Madrid por la derecha y sin cinturón de seguridad. Deléitense:

Por supuesto, este hombre es tan icono del blog desde YA que no hemos podido hacer otra cosa que homenajearlo:

Aquí están los catorce (por supuesto) candidatos. Ahora no hagan como media Andalucía y… ¡voten!

Vota esta publicación

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media / 5. Recuento de votos:

Dejanos tu comentario sórdido

Deja un comentario

Utilizamos cookies para brindarle la mejor experiencia posible en nuestro sitio web. Al continuar usando este sitio, usted acepta nuestro uso de cookies.
Aceptar