personal

Hola, vicisitudysordidez.com

4.7
(67)

Tuvo que pasar. Aquello que se vino a llamar ‘La blogosfera’ forma parte ya de la historia. ¡Qué digo de la historia! ¡Del mito! Como aquel mundo pasado en el que la sátira política podía ser sutil. Como la era en la que Pablo Motos aún conservaba un poco de dignidad. Tiempos que parecen lejanos aunque acontecieron hace apenas unos años. Para nosotros, el cataclismo a lo Fallout aconteció el 16 de noviembre de 2018, cuando Blogger decidió que nuestros posts no se cargaban. Nuestro antiguo webmaster miró y rebuscó y no entendía por qué. Directamente, google pasa ya de ese aspecto de su negocio.

Era el momento de cerrar ya esta etapa de escribir en internet. La oportunidad de pasarse a otras empresas, como hacer sólo vídeos o podcasts. Pero yo soy muy obstinado. Tanto que ese ‘sólo’ de antes va con tilde aunque word me lo subraye de rojo. Así que pedí ayuda por ahí y miren ustedes por donde que vino un viejo lector del blog y ofreció mudarnos a WordPress sólo a cambio de una publicidad de su empresa, Reproinsur, en la web.

Además, el tío era de San Fernando (Cai). Esto es, el pueblo de mi padre. Esto, como cualquiera que conozca a mi progenitor sabe, es siempre garantía de cachondeo y capacidad de flirtear con cualquier mujer que se le ponga por delante. El viejo zorro plateado siempre ha sido el Alfredo Landa de La Isla. De él sólo heredé el pelo.

Así que me puse en las manos virtuales de nuestro salvador gaditano y, poco a poco, llevó a cabo la migración sin que ningún Trump virtual nos pusiera impedimentos.

Y aquí estamos, en el nuevo dominio www.vicisitudysordidez.com para seguir haciendo lo que mejor sabemos: escribir gilipolleces e insultarnos a nosotros mismos. Todo, como siempre, gratis. Porque cada vez que pensamos que este esfuerzo no remunerado es una pérdida de tiempo, viene alguien y te agradece haber leído algún chiste de caca en el momento adecuado de su vida. Como, por ejemplo, los baterías de Ad Eternum y El Reno Renardo el pasado sábado en un concierto al que asistimos Vicisitud y yo.

Sí: justo los dos de ambos grupos que eran fans de ente bloj eran los baterías. Algo que, como fans de Ringo, el pequeño gigante sórdido de la música, me lo tomo como un cumplido y una medalla que colgarme orgulloso del escroto.

A pesar de que el pesar por la situación del blog estaba firmemente asentado en la boca del estómago (que es donde para mí que tengo el corazón, porque ahí va a parar TODO), pasamos una noche espectacular, sobre todo a partir de que mi muy frágil ego tuviera un nitro de autoestima cuando el primero de los músicos reconoció mi camiseta de CineBasura. Tras unas buenas dosis de METAAAAAL clásico, llegó El Reno y, por supuesto, nos vinimos arriba:

Porque es importante mantenernos animados en una era caótica como ésta. Hay que mantener la alegría como sea y cimentar los pilares que todo onvre de bien necesita para no tener que hacer tirada de cordura cada vez que se levanta de la cama aunque sea a mear. Un mundo en el que todavía existen cineastas que entienden que un ejército de tropas espaciales HA de llevar bigotón merece la pena.

Valors

Un mundo en el que unos vascos metaleros hacen canciones sobre imbéciles conspiranoides vale un esfuerzo.

Un mundo en el que te pones triste porque se te jode el blog y a los dos días te llega un regalo de un fan anónimo merece una lucha.

Así que nosotros nos ponemos en pié, nos agarramos las entrepiernas, alzamos el puño y gritamos:

STAND UP AND FIGHT!

Vota esta publicación

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media 4.7 / 5. Recuento de votos: 67

Utilizamos cookies para brindarle la mejor experiencia posible en nuestro sitio web. Al continuar usando este sitio, usted acepta nuestro uso de cookies.
Aceptar
Privacy Policy