Sórdido y fresco

A la vejez hago vlojs

Aquí Paco Fox. Lo digo porque la mayoría de la gente no lee la firma al final de los artículos. Y bien que hacen. Porque en ente bloj somos una hidra multicéfala. Un mecanismo en perfecto funcionamiento unidos por la fascinación por la chunguez.

Y luego está Marlow, que vive en su propia república mental.

En la foto: la mente de Marlow en un día normal.

A veces os mostramos un pequeño vistazo al proceso de confección de Vicisitud y Sordidez…

En la foto: El proceso de confección de Vicisitud y Sordidez en un día normal.

… como ya ocurrió con el viejo artículo ‘Cómo escribir un post de Vicisitud y Sordidez‘, el cual, quitando el tema de las carreras de F1, sigue estando vigente. Hoy simplemente se trata de la típica actualización vaga para tapar el hecho de que no he podido escribir un post tal y como tenía previsto. Cava Baja y Vicisitud acaban de hacer los suyos, Marlow tiene uno a medio terminar y Guille está atascado en una apuesta sofista sobre intentar alabar a un onvre insalvable (no revelaré su identidad). Así que básicamente me tocaba a mí. Pero ayer empecé a escribir un artículo-secuela tardía a lo ‘Tron: Legazpi’ de la saga ‘El Héroe de No Follarás en la Vida‘ ™ y… vaya; que como que no veía el enfoque gracioso habida cuenta de cómo está el patio en redes sociales con el tema de ligar.

Pero vamos, que como me conozco y reciclo más que Bruno Mattei y David Goyer juntos, no tardaré en rescatar lo escrito.

Así que pensé en publicar un artículo que escribí para otra web cuyo dominio ha caído. Pero en esto que estaba buscando fotos para ilustrarlo y me invadió ese familiar e imposible de aplacar deseo de rascarme el sobaco. Y, luego, el de exhibir mis masturbaciones.

A ver: no las de verdad. Me refiero al término ‘onanismo’ como metáfora de exhibicionismo de los propios gustos en internet sin otro afán que propagar mi frikismo. Te lo digo a ti, bot de google a la caza de censurar este artículo en las búsquedas o flaguearlo como blog no apropiado para la publicidad (nos ha pasado y nos sigue pasando).

Tal exhibicionismo se ha traducido en empezar a alimentar más todavía mi canal de Youtube. Algunos recordarán que lo abrí hace tiempo para poner mis gameplays de Spectrum, algo que empecé sólo para escribir un post sobre el tema, pero que he seguido haciendo vaya usted a saber por qué problema mental enparticular y falta de decoro en general.

El caso es que me dio por hacer alguna grabación en plan vlog (o, en nuestro idioma, vloj). A mis años. Que no hay nada más patético que un señor con barba blanca haciendo cosas de Youtuber.

Pongo el meme yo antes que lo hagáis vosotros.

Pero nadie ha dicho que yo sea coherente, y mucho menos mi psiquiátra. De lo que se trata es que hay muchas cosas de las que me gusta hablar con la gente cuando no tienen escapatoria, pero que no son del todo adecuadas al tono de ente sacrosanto bloj. A veces hasta he pensado en escribir aquí de Dire Straits, pero hasta yo reconozco que sacarle la gracia al guitarrista más soso del mundo es complicado. Porque básicamente por ahora se trata de hablar de música que me gusta. No descarto en el futuro rajar sobre cine, juegos o, sí: pintura. A gusto del consumidor. Que dudo que sobrepase el mágico número de 200 reproducciones, pero qué más da. Esto se hace por lo mismo que el resto de Youtubers de cierta edad:

Para luchar contra el oscuro vacío existencial.

Empecé con uno sobre mis vinilos de la adolescencia, básicamente inspirado por uno similar que hizo mi amigo Julián Almazán:

Luego continué con mis singles. También de la infancia en su mayoría, porque comprar esas cosas en la era de Youtube, pues como que es raro:

A continuación, me metí con mis discos favoritos de rock progresivo porque así dejo clarísimo que no tengo la más mínima intención de que me vea un público más amplio:

Naturalmente, tenía que complementarlo con los NO progresivos, para demostrar que soy una persona poliédrica, compleja y, para desesperación de los que quieren encasillar los gustos, a la que le encanta Erasure.

Finalmente, ya envalentonado como adolescente de los 90 entrando por primera vez en un sex-shop para comprar un butt plug, me lancé a hacer una lista. Concretamente, de toda la discografía de Mike Oldfield:

¿Qué será lo siguiente? Probablemente siga con listas. Una del mentado Mark Knopfler. De Jethro Tull. Incluso de clones de Mike Oldfield. Quizá me pase a hacer otra de Estudio Ghibli. O de mi colección de las Sylvanian Famili… Ah no. Que ese es el artículo que no pude escribir y que ha sido sustituido por esta actualización vaga.

Si es que la sociedad ofendida actual te quita las ganas de hacer chistes. Y sí: voy a acabar por primera vez un artículo de Vicisitud y Sordidez en tono bajo. Porque este bloj es casi tan viejo como yo y ya hacemos con él lo que queremos.

En la foto: Vicisitud y Sordidez.

Siga al autor de ESTO en Twitter:

!function(d,s,id){var js,fjs=d.getElementsByTagName(s)[0],p=/^http:/.test(d.location)?’http’:’https’;if(!d.getElementById(id)){js=d.createElement(s);js.id=id;js.src=p+’://platform.twitter.com/widgets.js’;fjs.parentNode.insertBefore(js,fjs);}}(document, ‘script’, ‘twitter-wjs’);

Vota esta publicación

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media / 5. Recuento de votos:

Como has encontrado útil esta publicación ...

¡Síguenos en las redes sociales!

Lamentamos que esta publicación no haya sido útil para usted!

¡Mejoremos este post!

Utilizamos cookies para brindarle la mejor experiencia posible en nuestro sitio web. Al continuar usando este sitio, usted acepta nuestro uso de cookies.
Aceptar