Sórdido y fresco

Cinco cosas en las que creen los terraplanistas

Las pasadas navidades estuve poniendo al día a mi familia de lo que pasa en internet. Porque sí: existe un mundo aparte de los que usamos las redes sociales en el que se vive menos acojonado por todo, El Hormiguero es un programa más que no traerá el despertar de Cthulhu, a nadie le importa un carajo crear un nuevo género neutro y, por supuesto, Punchablemont sigue siendo el punchingball de todos los españoles.

Así que estaba paseando por El Corte Inglés de Algeciras, situado en el lugar más característico y pintoresco de la ciudad (esto es, justo en la salida de las aguas fecales sin depurar) cuando les comenté que la última moda en la red es que se multipliquen como supernumerarios con viagra los tarados que creen que la tierra es plana.

“¡Anda ya! ¡Ya te estás cachondeándote de tu pobre madre!” – dijo, mayestáticamente, mi madre.
“Esas son las tontadas que se inventa Paco” – dijo, obviamente, mi hermano.
“Que no, que es verdad” – dije, frustrado, yo.
“Que no me lo creo” – concluyó, molesta, mi progenitora.

Es obvio. Porque hay actitudes algo difíciles de creer, como que haya gente que piense que ‘La Llamada’ no es un panfleto de reclutamiento de la iglesia. Hay otras muy difíciles de creer, como cuando te dicen que existen las personas que se excitan con los pedos. Luego están las extremádamente difíciles de creer, como que hay gente que dice leer el futuro en los culos. Y, finalmente, muy a lo lejos, tan lejos que dan la vuelta a la tierra hasta que sientes su miembro rozar tus nalgas, están los terraplanistas.

Esta gente piensa que La Tierra es plana. Que no es esférica. Vamos, que no es una pelota espacial. En plan Mundodisco, pero sin elefantes debajo. Que consideren la existencia de la gran tortuga A’Tuin no lo descarto, empero. Que consideren que sus testículos tienen la forma de posavasos tampoco.

¿Cómo ha podido pasar esto? ¿Cómo hemos llegado a que un puñado de famosos subnormales y algunos tarados con acceso a internet están pidiendo atrasar (modo full-retarded) más de dos milenios de conocimientos científico y convertir a la humanidad en gente con el nivel cultural de un espectador de ‘Cámbiame’? Pues que me unten de salsa de cacahuete y me hagan correr desnudo delante de una horda de wombats hambrientos si lo sé. Sospecho que ha sido a partir de que Shaquille O’Neal dijera que pensaba que era así. Luego aclaró que era un puñetero chiste. Un troleo. Pero fue suficiente para que esas palabras fueran lo peor que ha hecho en su vida tras escupir sobre la tradición de juegos de lucha con ‘Shaq Fu’ y retrasar un poco la viabilidad del cine de superhéroes con ‘Steel’.

Hoy, en “Cosas que existieron”…
Hoy, en ‘Material de futuras CutreCon’…

Naturalmente, desmontar estas tontadas es facilísimo. Por dios, si hasta yo recuerdo un libro de EGB en el que te explicaban que los barcos desaparecían en el horizonte debido a la curvatura de la tierra. Feck, si tengo perfectamente presente el momento de EGB en el que me enseñaron el experimento de Eratóstenes. Coñe: y si ese día no estabas atendiendo, la aparición de la portería de Benji en ‘Campeones’ era suficiente para que constataras que, efectivamente, la tierra es esférica y los japos no conocen límites ni vergüenza a la hora de intentar molar.

Pero, claro: no dejemos que la realidad se interponga en las ganas de algunos de creer en conspiraciones, aunque sean totalmente imposibles de sostener. Que una cosa es ser Oliverio Piedra y montarse una obra maestra del cine sobre el asesinato de Kennedy dando unos cuantos saltitos de lógica e investigación y otra es pensar que cientos de miles de personas se han puesto de acuerdo para una conspiración mundial de científicos, pilotos, navegantes, gobiernos y, por supuesto, astronautas. No veáis la risa que tuvimos en el usualmente mezquino twat-ter el día que un terraplanista tuvo la idea de decirle a Pedro Duque que él no sabía sobre la forma del globo. Era como aquel que me dijo en Gnula que yo no sabía nada sobre Paco Fox, pero en nivel Dios.

Éstas son algunas cosas que esta gente defiende así como que en serio y, con todo, pueden seguir andando por la calle sin perder el control de los esfínteres. Cuidado, que puede doler:

Si la pones en un tocadiscos y lo reproduces al revés, puede escucharse “SOY UN SUBNORMAL”

 

1.- El disco está rodeado de un muro de hielo y NASA la cuida para que nadie se caiga.

Porque ya en ‘Erik El Vikingo’ de Terry Jones comprobamos que si te vas al borde del mundo, te metes un hostión. ¿Cómo es posible que nadie haya hecho balconing espacial al viajar a la Antártida? Muy sencillo: el disco está rodeado por un muro muy grande y jodido de escalar. Suponemos que para evitar que los Caminantes Blancos entren por Argentina. No entiendo por qué: al primer encuentro con un pijo porteño huirían despavoridos.

George R. R. R. R. R. Martin también palmará antes de contarnos lo que sabe de la conspiración de la terraplanista

¿Y cómo es que no hay fotos de tamaño monumento de la naturaleza? ¡Es una conspiración! Seguro que eso explica el porqué nunca tuvimos claro qué cojones pasaba al final de ‘La Narración de Arthur Gordon Pym’ (lo que hizo como secuela Julio Verne es un atentado literario del copón, a propósito).

Pues al final era un imán de los gordos. Misterio, magia y buen recuerdo de Poe finiquitados.

Pues nada: la NASA se encarga de que no sepamos nada. ¿Por qué precisamente la agencia espacial americana? ¿Por qué no el CSIC? ¿La CIA? ¿Los GI Joe? ¿The Rock en sus tardes libres? Ni idea. Será porque ya que se encargan de trucar las fotos del espacio, pues se ponen con este tema menor. Porque claro: las fotos del espacio son todas falsas. Las crearon por aquello de la Guerra Fría. ¿Que se acabó tal guerra y ahora el presidente americano se masturba con whatsapps de Putin diciéndole que se ponga a cuatro patas y ladre? Pues toda la investigación y trabajo actual se orienta a poner satélites (no sé cómo cojones se mantienen en órbita, a todo esto, según veremos en el punto 2) y el resto de dinero que dicen que va a la exploración espacial se lo reparten en sobres marrones barcénicos. De las otras agencias espaciales ya tal.

Un detalle curioso derivado de tener la Antártida untada sobre el borde del disco como si fuera nocilla blanca es que las pocas estaciones internacionales que hay en el continente tendrían que marcarse una caminata bien larga para llegar de una a otra. Misteriosamente, ninguno de los 30 países con bases allí se han quejado. ¿Habéis dicho ‘conspiración internacional’? No. Habéis dicho ‘a algunos habría que restringirles el acceso a un teclado’.

2.- ¿Gravedad? En un disco no necesitamos… gravedad.

La cosmología de que un planeta sea un disquillo se pone un poco complicada a la hora de explicar por qué no salimos todos volando hacia el cielo. La solución está clara: la gravedad no existe. Así que los conspiranoicos leyeron un par de libros de ciencia ficción y llegaron a una conclusión:

El Chungodisco gira en una  aceleración constante hacia arriba y tal aceleración es la que crea la sensación de gravedad. Como no puede alcanzar la velocidad de la luz porque a la teoría de la relatividad le daría un ataque de la risa, está acelerando constantemente tendiendo a la velocidad de la luz, pero sin alcanzarla. Es como yo lanzando indirectas a las mujeres pero sin llegar a lanzarme: supongo que es por no molestar.

Pero claro: ¿Por qué gira? Muy sencillo. El disco está impulsado por la Energía Oscura, por aquello de que suena un poco a libro de Tolkien escrito por un fan de la Dragonlance y que sería el primer término científico que pillaron mirando google. Podría haber sido la Materia Oscura. O los cuásares, que suenan mucho a Star Trek. O las Partículas Virtuales. O la centrifugadora de la secadora Balay. A mí no me miréis.

En la foto: Energía oscura

3.- Todos los demás cuerpos celestes orbitan el Chungodisco.

Ya que estamos inventando, volvamos a un modelo geocéntrico porque nunca es mal momento para sentirse especiales en el cosmos y no afrontar que somos como bacterias en la caspa de un piojo en medio del desierto y que nuestra vida sólo alcanza algo de sentido cuando contamos un chiste de Chiquito de la Calzada.

Yo, contando un chiste de Chiquito en la CutreCon. O cagándome. Una de las dos.

Por lo tanto, todos los objetos espaciales giran alrededor del disco. Los planetas, la vía láctea y las gónadas de Rajoy cuando habla de corrupción. Obviamente, el terraplanista medio piensa que hay un problema: que todos los astros se te caigan en la cabeza y te jodan tu camioneta y el granero donde te follaste a tu primera gallina. Por lo tanto, es necesario que aceleren a la misma velocidad que el disco. Lo de que esos sean redondos y tengan lunas que se pueden ver con un telescopio normal lo dejan para otro momento. Que están muy ocupados desentrañando los misterios que esconden los libros de Dan Brown.

4.- El sol es un faro

Dado que la tierra es plana y el sol está arriba, en todo el Chungodisco tendría que ser de día o de noche a la misma hora. Y hasta ellos son incapaces de decir que los cambios horarios son una conspiración de la NASA. ¿La solución? Pues he encontrado dos. En ambas el sol siempre está en el cielo. Pero en la más divertida… ¡lo que pasa es que la luna se pone delante para calentarse el culo! El astro rey gira dando luz como un foco y la luna está detrás robando la luz al resto del disco. A lo mejor pensaréis que eso no explica las fases lunares ni siquiera al nivel de la canción de Mecano. Pero olvidaríais un detalle importante: algo tan tonto como el hecho de que la luna SE VEA PERFECTAMENTE a plena luz del día. No sé cómo explican eso. Será porque gira por la tierra. Y dado que es en ausencia de la gravedad, supongo que será gracias a la fuerza de la IMBECILIDAD UNIVERSAL.

Otros sostienen la teoría de que ambos astros giran por el cielo como un foco, uno persiguiendo al otro como en un sketch de Benny Hill. Yo qué sé. Cualquier idea vale.

Pero claro, se pille la hipótesis que se pille, hay otro problema con el tema de los astros girando como un faro: está claro que el sol desaparece bajo el horizonte. Es que se ve muy bien. No hay duda de eso. Lo normal sería pensar que desaparece debajo del disco, pero claro, eso implicaría que no habría explicación para que en otros países fuera de día en ese momento. ¿Cuál es la solución que proponen?

Venga, vamos. Echadle imaginación. Yo nunca podría inventarme una respuesta. Y soy la persona que pasó seis años de su vida poniendo en un examen al trimestre la frase ‘Las barricadas se alzan por cuenta siempre de la burguesía, que crea falsos mitos de progreso’.

Ahí va:
Es una ilusión óptica.

¡Sus cojones! ¡Sus cojones!

5.- Los GPS de los aviones están trucados

Claro: si la tierra no es redonda, lo de los viajes largos se pone complicadito. A los marineros ni les preguntemos. Supongo que presuponen que todos son tan torpes como Cristóbal Colón. Pero en aviones es más obvio por aquello de que todo pasa en menos tiempo. Si miráis un mapa terraplanista, la mayor parte de los vuelos pasarían por el polo norte, e ir de, por ejemplo, América del Sur a Australia sería una caminata que ni Frodo hasta el culo de pan de lembas, Monster y COCAÍNA PURA. Por lo tanto, para ocultar que en realidad no van en línea recta, sino dando una vuelta, hay que trucar los GPS, los depósitos de combustible y las conexiones neuronales de toda la tripulación.

Repitamos, como hizo Michael Bay en su obra maestra ‘Pain and Gain’, que esto está basado en cosas que gente real piensa realmente. Tomando ‘pensar’ en un sentido del término más laxo que un pene delante de Esperanza Aguirre.

Esto es, que cada vez que estos tipos alcanzan un callejón sin salida de falta de lógica aplastante, la solución está clara: Ponerse un jersey de rayas y gritar a los cuatro vientos que todo… ¡Es un compló!

No eran prespetutas: eran agentes rusoamericanonazisjudíos que me echaron droja.

¿Qué será lo siguiente? ¿Que debajo del disco vive una raza de ladillas que controla la población con el consentimiento del Pentágono? ¿Que en la cima del muro de la Antártida hay un grupo de boy scouts tocando canciones de Taburete y eso explica las tormentas y el cambio climático? ¿Que la figura oscura que está detrás de todo es Kathleen Kennedy y su malvado plan de crear un cisma en internet y el fin de la civilización occidental? La respuesta está clara: no, no y sí.

Siga al autor de ESTO en Twitter:

!function(d,s,id){var js,fjs=d.getElementsByTagName(s)[0],p=/^http:/.test(d.location)?’http’:’https’;if(!d.getElementById(id)){js=d.createElement(s);js.id=id;js.src=p+’://platform.twitter.com/widgets.js’;fjs.parentNode.insertBefore(js,fjs);}}(document, ‘script’, ‘twitter-wjs’);

Vota esta publicación

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media / 5. Recuento de votos:

Como has encontrado útil esta publicación ...

¡Síguenos en las redes sociales!

Lamentamos que esta publicación no haya sido útil para usted!

¡Mejoremos este post!

Utilizamos cookies para brindarle la mejor experiencia posible en nuestro sitio web. Al continuar usando este sitio, usted acepta nuestro uso de cookies.
Aceptar