arquitectura | guías satánica | SEMS | Uncategorized

Este verano, juéguese la vida con lo peor de Budapest (Guías turísticas para satánicos)

4.3
(9)
¡Post de colaborador! Y esta vez, no hablamos de un iletrado como un servidor, sino de todo un señor arquitecto con oVra construída. Y eso hay que celebrarlo con un estreno simultáneo tanto aquí como en la web oficial de Satán es mi Señor.

Sreeeeeaaaaaam for me Sataaaaaaaannnn!!!

De entre todas las alegrías que el grupo de Facebook de Satán es mi Señor me han producido, una de las más importantes es el terminar de dejar claro que el colectivo de los arquitectos no es un monstruo informe en el cual todos exhiben el mismo lavado de cerebro y las mismas gafas de pasta de Le Corbusier. Bien al contrario, hay muchos arquitectos con ganas de cachondeo que piensan que el Corbu y su cuadrilla pretendieron – y lograron – convertir nuestra vida en un infierno. De vez en cuando, por el grupo se pasa algún Jarrai que se dedica a llamar inculto y cateto a todo el mundo sin darse cuenta de que allí hay más de un erudito/a que le puede responder «Te equivocas, a nosotros NOS GUSTA esto. Pero no somos tan ciegos como para no darnos cuenta de que todos estos hormigonacos churrentosos sólo persiguen el triunfo del MAL».
Y ahora que llegamos a las fechas estivales, tenemos el orgullo de que uno de los máximos eruditos de EsP-P-Paña en satanismo comunista les proponga una visita muy habitual en las agencias de viajes: Budapest. Pero no será lo que se esperan. Y tampoco lo que yo me esperaba: mi único conocimiento de Budapest es a través del montaje de cine porno así que… ARE WE READY???!!!!

Pues claro que no, pero allá vamos igualmente.

BUDAPEST, GREY HOME OF SATAN

Budapest: la perla del Danubio, la Paris del Este… a veces me encantaría colgar de sus partes colgantes a los publicistas que inventan slóganes para ver si algún turista despistado pica. El Danubio no es azul, sino marrón como la mierda, y si en algún momento esta ciudad tuvo luces, ahora mismo deben estar todas fundidas.

Cartel premonitorio. algo huele mal en enta ciudad.

Budapest, (o Budapesh a partir de ahora, tal y como la pronuncian los lugareños), es una ciudad anodina, aburrida, gris, mediocre… lo que viene siendo una mierda, vamos. Ahora bien, si a ti lo que te pone es el hormigonaco churretoso perfectamente alineado en interminables filas, “soviet-style” (me remito a la pinícula recomendada por los srs Vicisitud y Sordidez, “Ironiya Sudby”), definitivamente aquí podrás tocarte sin parar. Eso si, tampoco engañemos a nadie: Budapesh es tan mediocre, que por no tener ni siquiera posee un Satan que supere el nivel 5 en la escala Satanozomek: ni unos tristes pilotis, ni blanco calatravesco, ni stritsindaskai… solo gris y mas gris, eso si, maravillosamente organizado en tremendos bloques paralelos.

¡¡¡Miiiira esos bloques!! ¡¡¡Aún no he aterrizado y ya estoy cachondo!!

ATENCION AL DATO CULTURETA #1Si tu eres de los que piensa que los planos son para envolver el bocadillo de nocilla de la merienda, te dire que, para empezar a orientarte en la ciudad, lo primero es que busques el Danubio (es un montón de agua marrón que baja desde los países de arriba). Realmente, Budapest es la suma de dos ciudades, Buda y Pest; ¿Que cuál es cuál? Y a ti qué te importa, tu solo has venido a ver Satanes, dejate las batallitas para las guías guais como la Lonely Planet… Lo que si conviene que sepas es que la ciudad se divide en distritos, que para no complicarse mucho los llaman por numeros romanos. Aprendete esto de memoria: distrito VIII = caca. Yonkis pululando en plan Walking Dead.

CÓMO LLEGAR A BUDAPEST

Pues como siempre, Ryanair ha hecho una gran labor social para que los españolitos salgamos de ente nuestro jran PPPaís. Si aun no has probado esto, te dire que tienes que tener dos carreras y tres masters para comprar el billete por internet, pero al final todo se reduce a “pincha que NO a todo, que pesaus copón!!”. Como eres satánico, entiendo que también serás algo guarrete, así que píllate la mochila de los power-rangers, métete dentro tan solo un pantalón y un par de camisas guarras para tirarlas cuando se tengan solas en pie, y jracias a eso no tendrás que facturar maleta, con lo que te ahorras una buena pasta.

También puedes volar hasta allí con Wizzair, que es como Ryanair pero del Este, esto es, más cutre (¿más aun que Ryanair?? sí amigos, increíble pero cierto: la aventura es la aventura). El mismo consejo respecto a la mochila.

Por último, también hay formas menos populares de llegar, como por ejemplo en patera (hay que estar en forma para remontar el Danubio), también puede ser en bici (ahora esta muy de moda eso), en autoestop (antes de subir, pregúntale al conductor si es psicópata grado 2), y por último, también puedes llegar “estilo Forrest Gump”: corriendo. Muy aconsejable si estas en paro y no tienes nada mejor que hacer.

¡EMPIEZA LA FIESTA!

Bueno, después de estos preliminares, vamos a meternos en fariña. Te diría que, para que no te dé un subidón del quince y te vayas corriendo de vuelta al aeropuerto, empieces por algo light: vete al Castillo de Budapest, donde, ademas de una bonita vista de una fea ciudad, podrás robarle el bocata a algún turista. Créeme, al igual que en las mejores videoaventuras (léase, las que te tenías que comprar sí o sí el Micromanía para saber qué demencialidad sin sentido hacer para pasar de pantalla) lo necesitarás más tarde.

Iglesia de noseque. En la edad media ya existian los payasos de micolor.

Desde ente idílico lugar también puedes ver el único adifisio conocido de toda la bendita ciudad: el parlamento. Para los no entendidos en arquitectura, “esa cosa grande con ventanicas y cupulicas» (puto corrector del Word, me pone cupulitas, será maricón!!!).

¡¡¡Satán llevame prontooo!!!

Desde aquí, ha llegado el momento de empezar a meterse caña. Nos dirigimos a Deak Ferenc Ter (vete acostumbrando, los nombres son asin de jodidos), que es la estación de metro donde se juntan las únicas tres lineas que tiene la ciudad (Alicante tiene 4, ¡¡¡Viva Camps y los suyos!!!).

ATENCION AL DATO CULTURETA #2Si eres fans del Este, y has estado alguna vez en Rusia, te sonaran los vagones del metro. Pues bien, no es que se parezcan a los de Moscú, es que SON los de Moscú! Es lo que tenia el comunismo, que todo se recicla indefinidamente, y cuando algo ya no vale en Moscú, se lo colamos a los húngaros estos de segunda mano… ¡con un par!

¿Moscú o Budapest? Da igual, los vagones están hechos unos zorros.

PRIMER DESTINO: NYIRPALOTA UTCA, XV DISTRICT 

nivel yonki-peligrosidad: 6

Para llegar hasta aquí tienes que coger la linea 2 del metro, que es la de color rojo, te paras en Keleti, la estación central, y pillas el bus nº 173. No hace falta que preguntes cuándo te paras; solo mira por la ventana, y cuando empieces a ver Satanes a diestro y siniestro, es que has llegado.

En relación a los billetes: lo de siempre, cuando un español viaja fuera, y no ve tornos o barreras, se piensa que es gratis. No subestimes a los húngaros, pueden ser sosos y aburridos, pero no les mola que les vaciles. Escondidos tras las puertas, unas enormes mozalbetas del rollo “estanqueras de Vallecas” están esperando que les des razones para descargar su ira por su triste vida sobre tu persona. Mejor no probar, por si acaso. O sí, oye. Cada uno se corre como quiere.

Un desfile de satanes igualitos indica que has llegado a la zona cero

El área en cuestión es un bonito muestrario de satanes comunistas: los hay en formato torre, bloque, semitorre… pero todos mas feos que pegar a un padre con un calcetín sudado. Sin embargo, hay “uno” que destaca entre todos los demas (no porque sea bonito, sino porque es distinto). Se trata de una torre fea como suputamulder, y en la cual decidí fotografiarme. Eso si, los yonkarras del lugar y sus fascinerosos amigotes empezaron a acercarse al olor del turista despistado, y tuve que salir de allí antes de tiempo. Igual los juzgue mal, y solo venían a venderme alguna papelina, váyase usted a saber…

Satan was here

Por lo demás, este barrio no da mucho mas de si: tremendos bloques hormigonosos, cuanto mas largos y mas feos mejor, y mucho color gris anodino. Nada de estritsindaskai, ni pilotis, ni nada que se le parezca. Le Corbu was NOT here.

(Geolocalización para visita en la web oficial de Satán es mi señor)

El prefabricado de hormigón triunfa en enta zona

SEGUNDO DESTINO: SZIGONY UTCA, VIII DISTRICT 

nivel yonki-peligrosidad: 8

Tras este primer destino visitado, me entraron ganas de meterme mas caña. Muchos bloques y muy cementosos, pero necesitaba algo mas de emoción. ¿Os acordáis de lo que os puse antes acerca del único barrio al que no había que ir, el distrito 8? Pues allá que vamos. Directos al ojo del huracán, o al ojete de Satán, como mas te guste.

Bonita armonía de ruinas decadentes y torres comunistas

Esta zona no tiene que ver mucho con la anterior, en la que solo había que de satanes y que de satanes a cascoporro. En este área, más cerca del centro de la ciudad, parece que en época comunista empezaron a hacer una destroza importante de las casicas de toda la vida para repoblarla con torres de hormigonaco prefabricado de calidad soviética, pero se ve que Stalin necesitaba fondos para invertir en vodka y se quedó a medio hacer.

“¿Y si ponemos los bloques muy junticos, sin espacio entre ellos, en plan colmena?”

Sobresale especialmente un conjunto de bloques que, por alguna extraña razón, alguien decidió poner superapretados en plan colmena. Yo personalmente creo que fue que a la señora de la limpieza se le cayó la maqueta al suelo, y la reconstruyó lo mejor que pudo la probe.

Dicen los lugareños que enta zona es algo peligrosilla; la verdad, a mí no me lo pareció (algún gitano que otro por el área), también es cierto que la ignorancia es muy atrevida, y yo tengo grandes dosis de eso (de lo primero quiero decir).

(Geolocalización para visita en la web oficial de Satán es mi señor)

TERCER DESTINO: HAVANNA UTCA, XVIII DISTRICT 

nivel yonki-peligrosidad: 4

Nada, que mi sed de adrenalina satánica no se saciaba, y por mas que apreciaba el tufillo soviético de la ciudad por todas partes, yo quería algo que me sodomizara salvajemente y me hiciera gritar de gustico: ¡¡¡Satáaaaaan!!! Así que recordé ese peazo barrio de satanes que vi desde el avión, y pregunte a los lugareños. Cuando me dijeron que se trataba del área conocida popularmente como Havanna, la cosa empezó a molarme: un trozo de comunismo caribeño en medio de enta mediocre ciudad!! Asín que cogí mi cámara y me fui para allá (no me acuerdo como se llegaba, búscalo en el Google, ¡¡¡huevón!!!)

Cada vez que alguien plagia el esquema de los jardines de los Robin Hood Gardens, un gatito muere.

El espectáculo era difícil de describir: bloque-cesped-bloque-cesped-bloque-cesped (he dicho difícil?? sencillísimo queria decir). La cuestión es que el arquitecto que hizo aquello es mi nuevo dios: hizo UN solo modelo, y a repetir hasta el aburrimiento. Ironiya Sudby total.

Claro, que os preguntareis: ¿y como hace el vulgo para saber cual es su choza? pues, para evitar estos inconvenientes, alguna mente preclara tuvo una brillante idea: poner números gigantes a los bloques!! así, si vuelves pedo perdido a tu casa, siempre puedes pedirle a alguien que te acerque al bloque 44.

Sí, es lo que parece.

Otra de las brillantes ideas que demuestran el alto nivel de sensibilidad artít-tica de estas gentes, tiene que ver con la forma de superar el aburrimiento y la homogeneidad de los grises bloques socialistos: pintarlos de colorines. Apasionante. Chapó.

¡¡¡Suputamuldeeeeer!!!

Antes feo, ahora simplemente horroroso

Me encantaría saber quién es el que se encarga de elegir los colores para pintar los edificios, debe ser una persona tremendamente hostiable. O eso, o es que lo hacen para evitar que en los días de niebla los aviones se estrellen contra ellos.

(Geolocalización para visita en la web oficial de Satán es mi señor)

TRES RECOMENDACIONES FINALES

Después de todo este festival de mal gusto soviético (que responde a los esfuerzos de un régimen por desmoralizar y deprimir a todo un pueblo, llamemos a las cosas por su nombre), lo mejor que puedes hacer es ir a relajarte un poco antes de que las ansias por matar a alguien acaben jugándote una mala pasada.

Qué te puedes esperar de una ciudad que tiene estos nombres en neón rosita…

Una de las atracciones mas conocidas de la ciudad son los baños termales. Hay un buen mogollón de ellos repartidos por el centro, pero, puestos a elegir uno, yo te diría que fueras al Gellert; aquí se rodaron algunas escenas de una peli de James Bond, y un anuncio de esos de cuerpos Danone. El agua huele a mierda, pero a estas alturas esto no creo que sorprenda a nadie. Tiene varias áreas, algunas interiores y otras al aire libre, donde puedes encontrar también una piscina de olas (ya no saben que hacer estos desgraciaos para atraer turismo).

Gellert: piscinaza rollo neoclásico con aguas termales

Para encontrarlo es fácil: busca una estatua enorme encima de un monte, que los lugareños llaman “el abrelatas de Satán”, y muy cerca de ahí tienes los baños Gellert. Eso si, vete rascando el bolsillo izquierdo y derecho simultáneamente, que no son precisamente baratos. Ahora mismo no recuerdo cuanto me clavaron, pero cada vez que veo esos baños en fotos me pica el ojete.

El abrelatas de Satán

Otra actividad bastante Friki que, como buen satánico, te recomiendo, es visitar el “Memento Park”. Como toda ciudad soviética, estaba plagada de estatuas de Lenin, Stalin y todas esas ponzoñas del comunismo. Cuando cayo la Unión Soviética, decidieron quitarlas “de un modo amistoso”, y se las llevaron fuera de la ciudad. Hasta que alguien se percato de lo hipster que podría ser montar un recinto con estatuas comunistas, y decidió crear este parque (que realmente es un puto descampao, no nos engañemos).

“¡¡¡Eeehhh!!! ¡¡¡Que te olvidas la toallaaa!!!

El sitio no decepciona en absoluto a los satánicos como nosotros. Si bien hay que decir que esta quizás excesivamente enfocado al “mass-tourism” (chapitas comunistas, libros y demás merchandaising), hay algunas joyitas que hacen que el paseo hasta ente lugar merezca la pena. También ponen en modo bucle una peli sobre los servicios secretos húngaros y como aprendían sus técnicas de detectives malosos; puede sonar interesante, pero si quieres un consejo, no la veas. Como todo en este maldito país, es un tremendo coñazo. No me extraña que se sorprendan y alegren cuando llega un español aquí: hasta el tío mas soso del barrio es toda una fiesta comparado con estas gentes.

Nosotros tenemos a Camarón de la Isla, ellos a José Kalamar.

No puedo parar de hacer el idiota

Y por ultimo, si te has quedado un poco decepcionado por la baja calidad en la escala satánica de estos adifisios, y lo que te va es el rollo hardcore, lo mas que te puedo recomendar es una excursión en tren de 5 horas para plantarte en Timisoara, Rumania. ¿No querías caldo? pues toma dos platos!! Lo peor del comunismo y lo mejor del chandalismo, en una sola ciudad. Viendo como esta el país de hecho polvo, no me extraña que hordas de rumanos huyan de allí como alma que lleva el diablo, yo también lo haría.

Antes de que te emociones y te compres el billete, tengo que decirte que el nivel de yonki-peligrosidad aumenta salvajemente, y no te cuento nada si encima es de noche. Los funcionarios públicos son bastantes dados al chanchullismo y te la pueden liar en cualquier momento (un revisor de metro nos pidió pasta en plan soborno), y en general, te intentaran sablear siempre que puedan, así que este país no es apto para todos los viajeros (si tu nivel de pardillismo mochilero es elevado, empieza por algo mas sencillo y cercano, como la Cañada Real o algo parecido).

Hordas de politoxicómanos te esperan con los brazos abiertos en la estación.

Los satanes que te encontraras en enta ciudad son como los húngaros pero en pobre, totalmente hechos unos zorros, y con mas mierda encima que un perroflauta del 15M. Porque aquí también hubo comunismo, pero del chungo (te recomiendo que busques por Internet algo sobre Ceaucescu, encontraras bastantes cosicas, incluso su fusilamiento… mira que son animales las gentes estas!!!). Una ciudad para disfrutar, como Satán manda.

Satán rumano; apréciese el detalle de esos preciosos visillos, recién reciclados de la cortinilla de las duchas.

(Geolocalización para visita en la web oficial de Satán es mi señor)

Y para finalizar, un consejo gastronómico-culinario. Una máxima del viajero es “allá donde fueres, haz lo que vieres”. Así que ni se te ocurra meterte en un MacDonalds, y mucho menos en un kebab (las cagaleras pueden durarte hasta que vuelvas a casa), y vete a comerte las viandas mas tipicas de la región, que, entre otras cosas, incluye el ya mítico GOULASH (una especie de caldo con trozos de cosas varias; no confundir con el goulash checo! que poco originales que son estos centroeuropeos, pardiez!!). También muy típico de este área es la conocida “paprika”, una especia algo picante que la ponen en todas partes. ¿Que como se que es típico? porque venden imanes para la nevera con forma de pimiento, y todo el mundo sabe que todo lo que se venda en formato imán es porque es típico. Por ultimo, no puede faltar la cerveza; en estos lares hay muchas marcas, una de ellas podría ser la “dreher”, como la que ves en la afoto.

Nada que envidiar a una buena tortilla de patatas.

CUÁNDO IR

Pues, en verano hace un calor bastante importante, por lo tanto descartado. En invierno, ademas de hacer frío, esta todo nevado, tampoco mola porque no se puede salir de casa. Y en primavera y otoño es todo gris y aburrido, así que, como conclusión, el consejo es que no vayas, mejor gástate la pasta en otra cosa.

Ha informado para Vicisitud y Sordidez:
Dani, humilde servidor de usarcedes, y reportero del “Satan Communist Tour”.

Vota esta publicación

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media 4.3 / 5. Recuento de votos: 9

Utilizamos cookies para brindarle la mejor experiencia posible en nuestro sitio web. Al continuar usando este sitio, usted acepta nuestro uso de cookies.
Aceptar
Privacy Policy