Sórdido y fresco

Este verano, disfrute de la fealdad de Escocia (Guías turísticas satánicas Vol. 4)

Podrán quitarnos la libertad, pero NO nuestros satanazos.

Toda persona que haya cometido el gigantesco error de pagar
más de veinte libras para ver un cochambroso castillo escocés (pudiendo verlos
mucho mejores, más grandes y totalmente gratis en Soria) es una persona para
que que ya NO cuela el engaño que perpetraron ‘Los inmortales’, ‘Braveheart’, ‘Un tipo genial’ y películas
semejantes.

Cartel indicando un
barrio pijo de Dundee.
Gracias a Peter Jackson, Hollywood descubrió que si uno
quiere paisajes de belleza arrebatadora, Nueva Zelanda derrotaba
apocalípticamente a las Highlands. No sólo Hollywood, sino también los propios
escoceses se dieron cuenta, cambiando su modelo de negocio y ofreciendo a los USA inmejorables
localizaciones para prisiones de hormigón churrentoso, o calles modélicas para
ambientar un apocalipsis zombie (no particularmente distinto, reconozcámoslo,
del día a día cotidiano del Reino Unido).

Iglesia de nuestro señor Belcebú de WTF.
Tanto Paco como un servidor de ustedes viajamos en su día a las tierras caledonias en pos de la belleza de sus paisajes, pueblos idílicos y, por supuesto, la destilería de whisky Loch Lomond (es lo que tiene ser fans del capitán Haddock). Pero, en el proceso, es imposible no darse cuenta de lo mismo que los señores que hacen negocio con Hollywood: que en Escocia, como en cualquier país (o, sin ir más lejos, en La Rioja), hay cosas MUY chungas.
Jracias a los posts que nuestro colaborador Marlow – un escocés de pura cepa cuya familia ya tenía una tradición ancestral de inflarse a hostias con la de Sean Connery – ha escrito para ente vlog, hemos podido descubrir dla ÉPICA y original fealdad escocesa: tanto la física, que convierte en actores o actrices a los dos o tres escoceses que no son un espanto, como la moral, que produce las letras más innombrales deAC/DC (los hermanos Young nacieron en Glasgow y Bon Scott en Kirremuir). Hoy , en una nueva guía de turismo satánico, toca celebrar la fealdad de sus ciudades y su urbanismo.

El clima cálido, soleado y seco escocés es ideal para  el estilo arquitectónico
‘complejo vacacional chungo importado desde Lanzarote’.
Y es que, históricamente, Escocia ya había sido señalada por
el dedo de Satán nuestro Señor. Cuando los primeros grandes urbanistas de la
historia, el Imperio Romano, deciden no solo no conquistar Escocia sino montar
un tremendo muro de Adriano para que NADA pueda salir de ahí y aventurarse en
la civilización, eso es un síntoma inequívoco de que no puede existir la
salvación para ti.
Otra muestra de la sabiduría del Imperio.
De hecho, hasta el propio gordaco de George R. Martin nos lo
recuerda con la gran muralla de ‘Juego de tronos’: los Stark podrán ser todos
una puta mierda maloliente merecedora de ser arrasada por los Lannister, que
son los que de verdad molan (sí, yo soy de los de «Cromwell arrasó
Escocia… ¡pues algo habrían hecho!»), PERO… más allá del muro hay unos
entes que contener sacrificando todas las vidas que haga falta. Hay que hacer
lo que sea, pero los caminantes blancos NO deben traspasar la muralla. Los
caminantes blancos representan, evidentemente, al escocés medio que, recién
levantado, decide que la ducha mejor se la dará mañana.
Is… there… anybody… out there?
Pero hoy toca ser valiente y atravesar esa muralla. Ladies and Gentlemen, aunque crean que eso de ir a las Highlands está demasiado de moda, no se engañen: son ustedes unos valientes si han
decidido invertir su verano en visitar Escocia. Por ello, no solo se merecen
nuestro aplauso, sino que, colectivamente, los tres les redactemos enta guía
turística para que se solacen con lo que REALMENTE representa la Jrandeza de
esas tierras que los Romanos y Cromwell tan bien entendieron. Por supuesto, en
forma de top, claro.
‘Time crapsule’, más bien.

10. Dundee

«En el resto del mundo, los Testigos de Jehovah llaman a las puertas para enseñar a la gente la palabra de Dios, pero en Dundee llaman a las puertas para enseñar a la gente cómo sumar y restar». Jerry Sadowtiz.

Lo que, desde un punto de vista satánico y urbanístico,
caracteriza a Escocia es el más absoluto de los cutreríos. Si bien en
Inglaterra tenían arquitectos cool que podían batallar para que el gobierno
declarase «patrimonio artístico» sus atrocidades, en Escocia
desparramaban el hormigón con una honradez falta de pretensiones, de criterio y
de grandes nombres que les pusiesen en las enciclopedias IMPORTANTES de
harkiteztura.

Casa de Uncle Ernie (‘Tommy’)
Los escoceses usan sus balcones para colgar los pitbulls por la boca y, así, fortalecer sus mandíbulas (FACT)
Este no es un turismo de buscar grandes hitos como Park Hill
(fíjense: Sheffield hasta en el norte de Inglaterra hay megajits, pero es
cruzar el muro de Adriano…) sino que el objetivo es deprimirse ante la
acumulación de tanta y tanta mierda producida con insultante facilidad.
A eso lo llamo «don».
…y a esto ‘skyline’.
Visto el panorama, las ciudades de cierto tamaño como Dundee
nos pueden ofertar el turismo satánico al que estamos más acostumbrados. Y, según sus dirigentes, no hay que temer en exceso por la propia integridad a pesar de que el centro de la ciudad esté poblado casi exclusivamente por alcohólicos y drogainómanos. Son famosas las palabras de un concejal: «Dundee es muy seguro: nuestros muchos sin techo y mendigos están demasiado borrachos o drogados como para poder dar palizas a los turistas».

Feck, si es que Dundee tiene incluso algunos adifisios que hasta podría aplaudir algún arquitecto
despistado, como los siguientes:

Tay Media House: allí arriba está el brote verde de Rajoy
Medical Institute: mejor no te pongas enfermo.
Art College: terminarán de enseñarte a despreciar la belleza.
Pero no se acostumbren a estas excepciones, aquí hemos venido a por la mierdaca
que convierte nuestras vidas en un infierno con rutinaria desgana. Sin
exhibiciones pero con eficacia.
Sugerimos alquilar un apartamento para sus vacaciones aquí.

9. Aberdeen

Para que terminen de aclimatarse al estilo escocés, proponemos otra
ciudad de gran tamaño que ve la apuesta de Dundee y la sube. Con brutalismo
sereno:
Auchinleck
Balmoral Court: Casi tan repugnante como Balmoral castle de la reina Isabel
Upper Denburn
Gallowgate: Literalmente significa «Puerta de la Horca» 
Skene
Pero ya me están pitando los oídos de tanto escuchar sus
quejas: es verdad, para cosas como esta no sé para qué carallo me he cruzado el
muro de Adriano, máxime cuando los vuelos a Londres son tan baratos. De
acuerdo, vamos a por something completely different.
Y más deprimente.

8. New Cumnock 

La identidad entre Escocia y Galicia va más allá de la lluvia, el alcoholismo, las gaitas o la tacañería que les hermana con Ourense. En efecto, el rasgo que más tenemos en común es el no tener un puto duro.   En serio, mientras viajaba por las Higlands pensaba «el paisaje
es casi clavado al de Galicia, mejorado con lagos y montes más espectaculares,
pero las casas de campo… ¡Por el amor de Peich! ¡Si es que la clásica casa
prototípica del feísmo gallego, con sus azulejos del váter por el exterior
supera a la más sofisticada mansión de campo escocesa!». La miseria es lo
que tiene.
En el caso de New Cumnock, lo que podría ser una agradable
aldea se ha convertido en un apoteósico declive, que incluyó no solo vender el
ayuntamiento sino también la iglesia justo en su centenario. Que la calle
principal tenga esta marcha es una consecuencia lógica. No dejen de pasar por
ahí.
Da miedo pensar en Old Cumnock. ¿Y que quiere decir «Cumnock»?
Suena a perversion sexual escocesa, muy, pero muy, depravada.

7. Glenrothes

Otra maravilla que nos guarda Escocia son las ‘New Towns’.
Como su propio nombre indica, son ensayos utópicos sobre lo que debería haber sido la nueva ciudad de posguerra. Como pueden imaginarse, ahí tenemos todas las infaustas teorías de Le Corbusier y el movimiento moderno puestos en práctica con el
cutrongo hormigón escocés. 

El resultado sólo puede ser deslumbrante.
Glenrothes, la segunda de las «nuevas ciudades» es un excelente
ejemplo, desde luego con más garra que Livingston, de la que esperábamos un
poco más. Disfruten de este slideshow, cuyas transiciones están a la altura
estética de los adifisios que retratan:
Otra ventaja de estas «nuevas ciudades» es que casi todas venían con un film propagandístico debajo del brazo: ver el optimismo de entonces nos hará disfrutarlas satánicamente más hoy. Gocen:

Ni que decir tiene, los habitantes de tan bello sitio hallaron una forma sencilla de sobrellevarlo:
Haddock se hubiese pasado a esto, en lugar del Loch Lomond.

6. East Kilbride

De entre las ciudades del mañana, ésta fue la más grande. Lo
primero, tómense su tiempo con el video utópico e ilusionante de rigor:
Su diseño urbano catastrófico, pleno de rotondas, pasos
subterráneos en los que pasaba lo que pasaba y nuestro ya familiar hormigón
desganado caledonio llegaron a su cénit con su progresivo desempleo galopante y las
consiguientes fábricas vacías que terminaban de animar el paisaje.
Por lo menos, no es tartan.
¡Festa!
La piscina más cool de Escocia.
Pero, realmente, la joya de la corona satánica la aporta que
no sólo se vaciaron las fábricas y los bolsillos de sus habitantes. ¡También la
iglesia cayó en total desuso y abandono! Hasta el punto que no había dinero
para reparar su campanile, que ya amenazaba ruina.
Durante los ochenta se apostó por reconvertirla a… ¡Sí, lo
han adivinado, centro de rehabilitación para drogainómanos! Finalmente, se
derribó el campanile y hoy la deben tener como escultura esperando a ser
reconvertida en rotonda.

5. Irvine

Seguimos el tour de las nuevas ciudades con Irvine. En este
caso, había mayor ambición estética al ser la única ubicada cerca de la costa y disponer de un casco antiguo comme il faut. Por ese motivo, su vídeo
propagandístico tiene ¡erotismo minifaldero con hormigón! ¡Y desfile gaitero con tower blocks como telón de fondo! Nunca la tradición y la modernidad consiguieron escenificar mejor una buena reyerta poligonera.
Lo que realmente hace que nos desollemos las manos
aplaudiendo – aparte de sus clásicos valores escoceses que, a estas alturas del
post, ya habrán aprendido a amar – es un pabellón con puente incorporé que se
diseñó para celebrar el milenario de la ciudad:

Aquopolis Now
El puente era tan absurdamente bajo que tenía que poder
abrirse para que hasta las embarcanciones de recreo más chorras pudiesen pasar.
Pero eso no fue un problema: pronto se dejó de usar porque nadie estaba
interesado en ir a ese cutrerío de pabellón ni para meterse un pico.
¿Lo realmente JRANDE del asunto? El nombre del pabellón era
‘The Big Idea’.
En serio.

4. Glasgow

Por muy gourmet que uno quiera ponerse, no hay forma de
negar que ‘Smoke on the Water’, ‘Satisfaction’, ‘Stairway to Heaven’ u
‘Olvídame y pega la vuelta’ son canciones que se encuentran en el top 3 de sus
respectivos grupos. Por ese motivo, uno tiene que descubrirse ante Glasgow: si
Aberdeen molaba, era obvio que la ciudad más grande de Escocia iba a triunfar
por una mera cuestión de fuerza bruta. 

Sin galardones arquitectónicos, pero con muy mala hostia,
lograron edificar los tower blocks más desproporcionados, inhumanos y alienantes de todo
el Reino Unido. Los Red Road Flats ya son leyenda, y su demolición uno de los
días más negros para los que adoramos a Satán.
Las buenas noticias son que todavía quedan muuuchos. Y da
igual que los sigan derribando:
Porque lo que ponen en su lugar sigue siendo una PUTA
MIERDA.
(Nota: vivo convencido de que fueron políticos de Glasgow
los que convencieron a los pijos de Edinburgo para que Enric Miralles les
diseñase el Parlamento escocés. La mala leche puede y debe ser algo
maravilloso)
Quien ríe el último…

3. Denny

Durante una emisión de la BBC, un comentarista dijo
«Denny se parece a Beirut en los días malos». Dado el revuelo que se
organizó, el comentarista tuvo que matizar sus palabras: «Pido perdón,
porque el montaje sacó mis palabras de contexto. Lo que yo realmente dije es
que, en sus días buenos, Denny se parece a Beirit en los días malos».

Por ese motivo, cuando llegó el turno de entregar los
infames premios ‘Plook on a Plinth’ a las ciudades más deprimentes de Escocia,
los habitantes de Denny montaron en cólora por haber quedado en segundo lugar.
Con airadas palabras, lograron su propósito, que no era otro
que quedar LOS PRIMEROS. Con orgullo, lucieron el premio que sirvió para que
los políticos de turno, abrumados por la vergüenza de haber salido en la BBC a
raíz de tal galardón, se pusiesen manos a la obra intentando mejorar la indigencia
de pueblo que tenían en sus manos.
Luciendo deshonrosamente el «trofeo»
Pero es una labor titánica: ¡aún tienen tiempo para ver Denny antes de
que lo aliñen!
Satán llora.
Nuestro colaborador Marlow tiene un entrañable recuerdo de Denny, al cual describe como «Uno de los sitios con menos encanto del mundo entero. En mi primer instituto, los de Denny formaron el grupo más numeroso y odiado por los demás. Su acento de Glasgow y la fealdad de su pueblo dieron a los de Stirling casus belli para empezar reyertas masivas en los patios».

‘Nuff said.

2. Linwood

El entorno minero y de empresas químicas de Linwood dota de
una atmósfera especial a un pueblo con numerosas tiendas cerradas y con un
centro comercial desierto – en el que ambientar partidas de Warhammer 40K – que
ocupa todo el centro urbano.

«Don’t Look Now» al estilo escocés (es decir, sin Venecia y sexo con Julie Christie)
Descartado por Gaspar Noe como posible escenario de la escena horrenda de
violación en «Irreversible» por ser un lugar «demasiado deprimente».
Hartos del progresivo abandono al que era sometido el
pueblo, los vecinos se organizaron para lanzar una campaña con el inspirador
nombre de…
En efecto: «Linwood sucks». A través de las redes sociales no escatimaron esfuerzos para regalarnos postales turísticas que
deberíamos corresponder por una peregrinación turística al pueblo buscando una
tienda local en la que comprar Irn Bru a granel y, por supuesto, sumándose a los manifestantes.
Les dejo con unas cuantas imágenes de nuestra medalla de
plata para que se toquen un poco y para darle un poco de suspense a la
aparición del ganador.
Descartada por James Cameron como posible localizacion de la escena cuando
niños felices en un parquecito son vaporizados  por una bomba nuclear
por «demasiado apocaliptico…y nadie se creería que ningún niño jugaría aquí».
The next Graeme Souness?

1. Cumbernauld

¡No jugamos a la sorpresa! La ‘nueva ciudad’ escocesa que
tuvo un apartado específico en el post primigenio de ‘Satán es mi señor’ se
lleva con autoridad la medalla de oro. Como es de rigor, inviertan su tiempo en
el vídeo utópico-propagandístico.
En el post de Satán dedicamos un buen tiempo a su joya de la
corona: el onimoso y desértico centro comercial en altura que domina el centro
de la ciudad:
Porque los pueblos del interior también merecen la estética portuaria.
¡Y por dentro es aún mejor!
¡Pero lo alucinante es que, desde los tower blocks a las
pequeñas viviendas individuales NADA en Escocia supera a Cumbernauld en
cutrerío, inanición mental, asco y depresión! Dense un paseo por el Street View de Google Maps porque es un no parar:
Still, me gustaría despedirme con este vídeo de Craig Ferguson que relata su infancia en Cumbernauld. De la misma forma que fizo un servidor de usarcedes con el poco objetivo vídeo sobre mi polígono, Ferguson obvia el espanto que le rodea para narrar su experiencia vital asumiendo que cada uno juega con las cartas que le dan. Y si hay que contar que tu primera paja fue en ese contexto, pues se cuenta, onvre ya:
Ahí queda eso. Ahora, como me entere que alguno de ustedes,
amados lectores, ha viajado a Escocia y ha invertido el 100% de su tiempo en
mediocridades como Edimburgo, Skye, Loch Ness y demás chorradas, que sepa que
le esperaré bajo unos soportales de hormigón para amenazarles con una
jeriguilla usada por cualquier prota de Trainspotting.
O, mejor aún, les llevaré de la mano a la mejor atracción
turística de entre jran, maravilloso y feo país:

Vota esta publicación

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media / 5. Recuento de votos:

Dejanos tu comentario sórdido

15 comentarios en “Este verano, disfrute de la fealdad de Escocia (Guías turísticas satánicas Vol. 4)”

  1. Tengo un cuñao con buen gusto y dinero, al cual le he vaciado varias botellas de Glenrothes. En las sobremesas, cuando mi familia asalta el mueble bar, esa botella minimalista pasa desapercibida.

    Si vives en Escocia debe de ser difícil resistirse a estar permanentemente pimplao de whisky.

  2. Bola extra de sordidez escocesa. ¿Alguien recuerda esto?:

    http://www.youtube.com/watch?v=jPoauZRrchU

    Ese hermoso Satán estaba en el bellísimo barrio de Toryglen (pregunten a Marlow) en Glasgow y fue morada de nada más y nada menos que dos sórdidos de pro como Jim Kerr y Charlie Burchill de Simple Minds. Cuando me enteré, comprendí ciertas cosas.

  3. jlorioso, parece mentira que el país que cuenta con dos de las ciudades más bonitas de todo UK (Edimburgo y Iverness obviamente) sea capaz de almacenar semejantes acumulaciones de tochos a mayor gloria de Satan.

    Pero en cualquier caso creo que hablar de arquitectura satánica en UK no tiene ningún tipo de merito, y mas tirando a lo fácil como es Escocia. Para variar un poco y si algún fin de semana me aburro mucho voy a coger el coche y preparo una guia turistica satanica de Gales (si, me toca vivir en la gran olvidada), y advierto que el triunvirato Swansea, Port Talbot y Newport (Cardiff parece hasta una ciudad normal) es champions lij del satanistmo.

  4. Me gustaría dar un dato sobre Dundee, ciudad en la que vivo actualmente, los edificios que joden el "skyline" como dicen en la entrada se están demoliendo, para 2020 ya no quedara ninguno.

    Y van a construir en la orilla del rio una especie de guggenheim, parece que se quieren quitar la mala fama de ser una de las peores ciudades del país, aunque no se vive mal aquí.

    En la foto publicada en la entrada en la que se ven una panorámica de la ciudad con 6 edificios feos, esa semana han demolido 2.

    Adjunto video

    http://www.youtube.com/watch?v=Qtg-EDsR8aY&sns=fb

  5. Ya van tres. Con estas guías se podría crear una serie de televisión tipo "Guía del autoestopista satánico" o similar… yo lo dejo caer

  6. Pues hay que dar la razón a Benedicto XVI frente a Juan Pablo II al respecto de la naturaleza real o metafórica del infierno.
    Queda demostrado que existe y está en Escocia.

  7. Pido excusas por mi torpeza y por sacar los pies del tiesto satánico, pero por más que busco no encuentro unos muy útiles consejos que leí por aquí con los que desarmar con gracia y estilo a trolls y similares. Es triste de pedir pero, ¿alguien me podría conducir llevar u orientar hacia ese artículo?

  8. Magnifico articulo. Un canto de amor al pais mas diabolicamente feo de todos los reinos de Satanas. Y como los escoceses son muy perversos, unica forma de garantizar que se reproducen, suelen presumir de articulos nombrandoles los menos atractivos, menos saludables, mas alcoholicos, mas violentos, por lo cual espero que al señor Vicisitud le conceden el titulo de hijo predilecto de Cumbernauld.

  9. Casi me habéis hecho saltar una lágrima cabrones.

    Estuve unos meses de prácticas allá por Escocia-esto-no-es-Inglaterra y he conocido 3 de los sitios que nombráis.

    En primer lugar Dundee, que no se a quién del grupo se le ocurrió que podía ser una bonita visita. Fea como ella misma, solo nos acordamos de eso. Y del HM Frigate Unicorn que se podía visitar por 4 libras en el puerto. Y de un ratón de ordenador que me compre ahí y me duro 3 años.

    En Glasgow me toco currar, y viví justo al lado de los edificios azules con una raya vertical. Los he visto y decirme: yo conozco ESO.
    Glasgow esta bien para vivir, pero es un rato fea y cuesta encontrar sitios agradables. Aunque cerca de las universidades había sitios y parques bastante mas bonitos que los que se ven por España.

    Y por último, y este me ha tocado el corazón, Cumbernauld. Yo fui acogido por el Cumbernauld College y me toco ir un par de semanas por ahí justo al lado del edificio de estética portuaria y de un Tesco o un Asda que abría 24 horas. Creía que no volvería a leer sobre Cumbernauld de lo pequeño e insignificante que es, pero los caminos de Satán son inescrutables.

    En fin, las tierras altas de Escocia son inigualables, pero parece que se empeñaron en equilibrarlo con un ejercito de arquitectos entrenados por su Satanidad.

Deja un comentario

Utilizamos cookies para brindarle la mejor experiencia posible en nuestro sitio web. Al continuar usando este sitio, usted acepta nuestro uso de cookies.
Aceptar