F1 | F1 2010 | Uncategorized

La liga fantástica de F1 2010. Round 3: Malasia

0
(0)
Pasado el espectacular debut de los equipos pobretones, los jrandes de la parrilla han decidido que ya va siendo hora de dar un golpe de autoridad sobre la mesa. Y hacen bien, que vuestros puntos os costaron. Así, el chamanismo chungo de McLaren y Ferrari en la Q1 ha sido, sencillamente, histórico. En Red Bull pronunciaron la obligatoria frase «Ni así se las ponían a… (elija el monarca español que más vicisitud le cause)». Los pilotos de Ferrari y McLaren, probablemente, pronunciarían otras frases que, de haber trascendido a la luz pública, les hubiesen dado sus buenos puntos. Como no ha sido así, 4 para Ferrari y 4×2 para McLaren por el factor Mierda. Durante el resto de la Q1 también merecieron un puntillo por su salida a la grava Bruno Senna y Jenson Button. Este último lleva, además, 3 de estilo por no haber aprovechado un tiempo que le permitía pasar a la Q2. Classy.

Durante la carrera, parecía que el problema de embrague (2) en el Ferrari de Alonso y su posterior rotura de motor (5) iban a suponer que la Scudería lograría derrotar a McLaren. Pero poco se puede hacer ante este pedazo de declaraciones de Whitmarsh que merecen 5×2 puntos: «Hamilton fue un experimento. Lo cogimos con 12 años y tomamos la mayoría de sus decisiones por él: en su vida, en su carrera, en todo. Era una existencia muy artificial. ¿Cómo puede convertirte en un ser humano equilibrado cuando toda tu vida te la han diseñado? Y, de repente, hace un año, bang, los problemas de la vida real le golpearon». ¡Soberbio! Al igual que Shin-Chan de su padre, nunca esperé nada de Whitmarsh, pero he de confesar que me ha parecido sublime la manera de marcar distancias con Dennis. No tanto la forma de solucionar la rabieta por la estrategia de neumáticos de Australia (en Bridgestone confirmaron que NI DE COÑA hubiese llegado el Mierda al final con aquel juego de neumáticos), pero tampoco lo voy a considerar «excusar a tu piloto»: más bien tranquilizar a un niñato rabioso.

Así, McLaren logra 4×2+5×2+10 de star of the race… 28 puntos. Una buena victoria, teniendo en cuenta el papelón de Sauber: 5 por rotura de Kobayashi y 5 por rotura de De la Rosa, con 2 puntos de estilo por haber roto antes siquiera de poder hacer la vuelta de calentamiento. Pero Martin les ha ganado por la mano, qué se le va a hacer.

Gran triunfo para los de Woking en una carrera en la que los otros equipos también quisieron plantar cara, tanto Force India con la rotura de Sutil (5) como Mercedes con la tuerca mal ajustada del Kaiser (4), como Red Bull con su lamentable repostaje a Webber (4) que le impidió tener opciones a la victoria, por no olvidar los problemas de caja de cambios de Petrov (5) y, cómo no, Lotus con el pit de Kovalainen (4) y los seudoproblemillas hidráulicos de ambos coches (2) que les hicieron decir «¿Abandonamos o no?» para acabar decidiendo que, a pesar de todo, eran más rápidos que los Hispania y que quedaría bonito acabar en el GP de su casa. Estética ante todo.

Hisp-p-p-pania por su parte se queda a cero porque, si bien ganan 5 puntos por insultar a sus pilotos con la decisión de poner a Fisichella de probador/desarrollador – una forma poco sutil de decir «no tenéis ni puta idea» – los pierden por haber fichado a un mierda en toda la regla como es el señor Geoff Willis. ¿Qué es eso de poner a parir a tu equipo desaforadamente diciendo que lo que han diseñado no llega a la categoría de F1 cutrón? ¡Pues lárgate ipso facto! Pero seguir cobrando dinerito por poner a parir con cara de gurú que está perennemente oliendo pescado podrido… pues eso se llama ser un mierda de la «m» a la «a». Sorry about that. No, not actually.

En el apartado de los pilotos la cosa ha estado, sin embargo, más anodina. Still, me gustaría comenzar por Webber y Alonso. Dándoles puntos negativos por haber defendido al Mierda después de que el ministro australiano de carreteras le hubiese llamado, en un momento de inspiración divina, «a dickhead». Alonso lleva -1 por decir que la que se montó fue algo exagerado. Pero a Webber le calzo -5 por defender al Mierda diciendo que lo de Australia ya es un «Nanny state» que les coarta la libertad. ¿La libertad de hacer el imbécil en la calle pudiendo llevarte a alguien por delante?

¿No les recuerdan las palabras de Webber a las de otro lumbreras que decía «Yo no quiero que conduzcan por mí» haciendo, a la vez, la apología de ir borracho por la carretera?


Añadan -5 de estilo a Webber por emular a ese infraser. Mark, ay , Mark, así se pierde en esta liga… Y quien haga cipotadas de ese estilo por la calle, que sepa que le fotografiaré con mi móvil y, siguiendo las enseñanzas de Encarna Sánchez, le denunciaré. «¡Denuncien! ¡A ustedes les harán caso! A mí, no. Porque soy una mujer». Cuánta razón.

Siguiendo con el tema del macarrismo dominguero, doy 1 punto a Kubica por su adelantamiento a la salida del carril de boxes. Oír a Lobato diciendo «¡Adelanta por la IZQUIERDA como los macarras en la autopista!» me acojonó. Deseé que Lobato fuese disléxico antes de pensar por qué lado de la calzada circula.

Igualmente macarra fue el quíntuple cambio de dirección (2) del Mierda frente a Petrov que, además, llevó advertencia (1) por parte del control de carrera. Uséase, que esa vez, el Mierda sí lo puede hacer, pero ay del pobre que haga eso a partir de ahora. La bilis se me revuelve una vez más: con un lógico drive-through, el Mierda se hubiese llevado otro punto, pero volvemos otra vez a la FIA perdonándole todo al piloto de siempre mientras éste calla como un puta. Pues, hala, -5 puntos. Aquí, el salirse de rositas no es algo que puntuemos favorablemente. ¡Los hombres de verdad hacen un drive through, aunque sea con exceso de velocidad y pagando una multa (1) como Timo Glock! Por cierto, más que digna la colisión de Timo contra Jarno (6). Hubiese sido, con tan poco, la star of the race si no hubiese sido por la actuación de Kovalainen. Y es que Heiki no sólo se quedó clavado en la salida (1) al igual que Barrichello (1) sino que, además, en su intento de adelantamiento a Di Grassi jodió tanto su neumático como el difusor trasero del Virgin. 6 puntos y 2 de estilo. Y 10 de star of the race, por supuesto. 19 puntillos, no es mucho. Y es que la star of the race podría haber sido…

YO: 3 puntos (de sutura, pero puntos after all)+ 6 de estilo absurdo por haberle endiñado un cabezazo a un semáforo de forma incomprensible. 1 por provocar atención médica y otro por, al ir al Clínico – otro hospital marca «Satán es mi señor» – en viernes santo, lograr que una señorita me hiciese esperar DOS horas para, a continuación decirme, con absoluto orgullo de funcionario «Aquí no quitamos puntos». Añadan 2 de estilo, porque la explicación de por qué no me los quitaba pero, a su vez, me hacía esperar dos horas para ello, además de hacerme rellenar papeleo… ¡duraba más que el tiempo que se tarda en quitar unos puntos! Y luego se preguntarán los funcionarios que por qué nadie se solidariza con ellos cuando te dan la chapa con sus cuitas. Pues porque, hijitos, vuestros problemas, comparados con los del resto de mortales son como los de Keanu Reeves cuando se lamentaba en ‘Matrix Reliao’ de que «Jo, para lograr lo que quiero me obligan a beneficiarme a Monica Belluci…»

Por supuesto, gané 5 puntos más cuando me despedí de la médico deseándole ingentes cantidades de sexo anal, cosa que agradeció. Luego, fui a otro ambulatorio – en el que me habían dicho, por teléfono, que SÍ quitaban puntos – para que una enfermera me dijese, again, la frase del manual del buen funcionario «Aquí no quitamos puntos» que viene a ser lo mismo que «He sufrido TANTO haciendo una oposición que, ahora, no me vas tú a tocar los cojones». Sin embargo, la mujer se comportó como una buena española y decidió que quitármelos le llevaría poco tiempo, sobre todo cuando se maravilló ante mi sutura: «¡Pero esto es una chapuza! Yo no te hubiese rasurado, y menos para coser… ¡con las grapadoras tan buenas que tenemos ahora! (5 puntos por insulto a otro enfermero – con bigotón, 20 puntos) Si es que esto, más que sutura, es coser la costra a la herida». Salí feliz deseando que esta buena mujer española follase todo lo que la otra zorra no pudiese. Moraleja: ante una herida, compren esas tiritas especiales y cuídense ustedes solos. Puntos, les pueden dar, pero quitarlos parece que es algo que sólo hacemos en esta liga fantástica con Webber y el Mierda.

Especialmente el Mierda.

Vota esta publicación

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos: 0

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.