Sórdido y fresco

Aprenda a escribir artículos como Vicisitud y Sordidez

Muchas veces hemos basado artículos de ente bloj en cachondearnos con la sutileza de una exploración uretral de los esfuerzos periodísticos o artit-ticos de otras personas. De hecho, hasta creamos una página paralela para descojonarnos de los críticos culturetas.

Muchos, por supuesto, han saltado cuales caballeros andantes defensores de la gilipollez con la típica falacia de ‘si es tan fácil, hazlo tú’. Lo cual, como hemos comentado en varias ocasiones, es una tontería. Otros salen con la acusación de ‘seguro que no te gustaría que te lo hicieran a tí’. Y como quizá tengan razón, he puesto en marcha un mecanismo de auto defensa que ya me funcionó cuando estaba en el instituto.

En tiempos de colegial, todo el mundo tiene motes. Sí: hasta tú que piensas que te libraste, lo tenías. Seguro. Sólo que era tan cabrón que nunca te lo decían a la cara. Yo no conocí todos, pero durante una época fui ‘el buzo’, simplemente por ser un gafotas. Un apelativo que no me gustaba por un motivo: que tampoco era insultante ni especialmente relevante. ¡Y yo quiero ser famoso! Así que cuando llegué al instituto ejecuté un complejo plan diseñado para crear y popularizar mi propio sobrenombre. Contra todo pronóstico, años de investigación con antiguos compañeros me han confirmado que la cosa funcionó. Y, desde entonces, soy Paco Fox. O ‘El gilipollas de Paco Fox’. O ‘El pesao enano de Paco Fox’. O, durante un breve y dulce periodo de tiempo, ‘El subnormal ese de nosequéfox que va a clase con gorra y una gabardina tres tallas más grande’.

El caso es intentar adelantarse al escarnio público. Así que, antes de que alguien que se sienta ofendido por cualquier cosa que se escriba aquí (una probabilidad más alta que ver un bigote en Túnez), vamos a ofrecer nosotros un desglose de cómo se escriben realmente los artículos en este blog. Un esquema hecho en Power Point que sirve para un propósito doble: para haber perdido el tiempo con el estúpido programa este y, en general, para absolutamente nada más.

Vota esta publicación

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media / 5. Recuento de votos:

Dejanos tu comentario sórdido

29 comentarios en “Aprenda a escribir artículos como Vicisitud y Sordidez”

  1. Qué jrande pó dió!

    Fascinante el momento de ¿ME quedan anecdotas humillantes que colgar? Jajajjaja

    Seguimos esperando una nueva entrega de Satán es mi señor! Id buscando exteriores

  2. Tirano: La respuesta es SÍ. Y acabo de hacerme con el Uncharted 2. Así que ya sabes.

    Diego: Por supuesto. Sería 'Algo curioso y chorra'. Sin embargo, el cine colonoscopia en ente bloj está a punto de sufrir un cambio. Dame… mmm… dos semanas o tres.

  3. Sustituyendo caca por pedanteces inmundas, el proceso para parir posts es bastante similar al mío, y supongo que al de muchos otros, lo que me lleva a pensar que no es el proceso si no vuestra calidad para convertir en caca de muchos kilates el más repugnante oro.

  4. Buf Paco, el uncharted 2 es una maravilla, eso sí, te recomiendo ponerlo en difícil, que sufre el mal de esta generación de tratarnos como inútiles.

    Desde aquí animo a los lectores a que compartan con nosotros sus motes, al menos los que merezcan la pena…porque el mío de la facultad no daba para mucho.

    "El jebi de perilla", a raíz de no ir impolutamente afeitado, y llevar 1 vez por semana una camiseta ídem. Es lo que tiene estudiar Derecho, que a) llamas la atención por cualquier cosa que no sea un polo lacoste, y b) que los motes que te ponen no son imaginativos

    En cambio sí que puedo contar alegremente la historia de un amigo (Javi si lees ésto algún día, alégrate, tu mote es cojonudo):

    Pónganse en antecedentes, chico negro adoptado por familia española. Nombre resultante, Javi Blanco.

    ¿Acaso era necesario ponerle un mote a un chico negro que se apellida blanco? ¿y de hacerlo, estaría a la altura?

    Juzguen ustedes…Javi "Paradoja"

    Maravilloso 🙂

  5. Documento indispensable para los blogueros de esta generación. Yo tengo la wiiiii pero el teorema se aplica con igual precisión.

    ¡Sólo falta la música de los Tijuana Brass para alcanzar LA GLORIA!

    Aunque falta más caca.

  6. Ostia que bueno el javi paradoja. Motes: El pato en el colegio interno por llevar un plumas con una oca cosida en el bolsillo. Dani melenas. No coment. Flash, por que me ponía como un flash de limón ( amarillo) las primeras veces que fumaba canutos, vaquerito una época que me dió por ir con un pañuelo rojo de cowoy atado al cuello, cabra por que una vez me dieron una caca de idem como si fuera costo y me la fumé. Ultimamente soy el abuelo por que soy el mayor de la pandilla.

  7. Sr. Paco Fox:

    Una duda: el apellido Fox… ¿es real o un homenaje a tu diosa de juventud, Samantha Fox?

    Otra duda: ¿a qué huelen las nubes?

  8. Extrañamente, todo salió de la 20th Century Fox, pues la primera película VHS que pirateé para prestarla a los compañeros de clase fue, obviamente, La Guerra de las Galaxias.

    Estoy seguro de que las nubes huelen a argón. El problema es que no tengo ni idea de a qué huele el argón.

  9. El mejor mote que yo he conocido es Pedro Cromo. El pobre Pedro tenía un brazo dañado de nacimiento (su parto debió ser hecho con la sutilidad y delicadeza del Mierda cogiendo una curva y le dejaron un brazo inmóvil) y un mal día nos explicaron lo del cromosoma, su brazo largo, su brazo corto y tal. Voilá. Uno de los muchos cabronazos que poblaban mi instituto tardó milisegundos en decir "mira, Pedro el Cromosoma" y otro con más entrañas lo acortó a Cromo, tampoco hay que pasarse y después de todo era nuestro colega. Joder, si llega a ser nuestro enemigo…

  10. Coñes!

    Digo esto por que la palabra de verificación es cones.

    Pero lo que quería decir es que las nubes en estado normal no sé a qué huelen, pero si están cabreadas y con ganas de tormenta tormenta huelen a ozono. Y el olor del ozono es ese tan agradable que hay cuando sales a la calle después de una tormenta.

    Vamos, que las nubes huelen de puta madre.

  11. Yo intenté eso de la psicología inversa para los apodos en el colegio: hice como si me pareciese bien y no me molestase para ver si, así, se cansaban en seguida de él. Pero no funcionó.

Deja un comentario

Utilizamos cookies para brindarle la mejor experiencia posible en nuestro sitio web. Al continuar usando este sitio, usted acepta nuestro uso de cookies.
Aceptar