personal | Uncategorized

Sordidez ególatra: esta noche

0
(0)

Mientras vivo inmerso en el mundo de Satán – y con Satán tendrá que ver también nuestra felicitación navideña – aprovecho para un par de momentos de vicisitúdica egolatría.

El primero, es mi participación en Radio 3 hablando, esta vez, de “Placeres culpables musicales”. Por ir tanteando formatos, esta vez los responsables del programa decidieron que hubiese una sola voz en vez de tres. Hay buenos momentos, pero uno no es un animal de radio y, más de mil veces hubiese agradecido tener a Paco o lanavaja al lado para que saltasen al ruedo y salvarme de mis hundimientos cerebrales. O que, simplemente, lo hiciesen mucho mejor que yo. Especialmente cuando, para suavizar esa sodomización a la audiencia que es hacerles vivir en Rick Wakeman o Julio Iglesias, me preguntan cosas sobre artit-tas sobre los que no sé ni me interesa saber NADA como Nick Cave (pese a su bigotín) o Norah Jones (¿Es que alguien que protagoniza una peli de Kar Wai no merece un par de meses de tortura ininterrumpida?). He aquí el podcast:

La otra cita de la agenda es para este domingo 20 por la noche. Telecinco emite el final de la tercera temporada de “Sin tetas no hay paraíso” y, en medio de todo el dramón, sufrimiento y marimba de tiros que se va a organizar (amén de los corpiños ceñidos, but you knew that already) pues todo el mundo ha decidido soltarse la melena en este “fin de era”: el pasaporte falso de Catalina lleva el nombre de la montadora, el jefe de prensa hace de CSI de la vida y… Sí, un servidor sale ¡y con frase!


La idea era que Paco también viniese pero, en esta temporada, los dos intentos por que él estuviese al lado de María se saldaron con sendos problemas estomacales justo antes del rodaje. Un clásico. Cuando, al final del rodaje, le puse con María al teléfono, un acabado Paco no podía reconocerla ni a la que éste le interpretó el clásico “¡Catalina ya se ha ido, Rafa! ¡¿Por qué no puedes quererme a mí?!”. Luego, ella le dijo “¡Que soy la Jessi!” a lo que Paco respondió sobriamente “No, tú eres la mujer del chope”. What is worse: María lo comprendió. Días después, en un magnífico ámbito brutalista – Serrano 41: Satán es su señor – le conté a María, para gran vicisitud de lanavaja que estaba a mi lado, que “Paco se quedó tan frustrado por no poder ir al rodaje que, ayer, soñó que estaba condigo en un coche ¡pero sólo hablando!”. Ante lo cual María, en vez de poner una orden de alejamiento contra nosotros, dijo “Si no soñó con la Jessi y sí con María Castro ¡tenía que estar hablando, porque no paro!”.

Así que ya saben, si ven hoy el capítulo verán una escena en la que llamo “Tío sórdido” a Ivan, rompo una copa de coñac – no podía ser de otra forma – en una pelea y, para redondearlo, puede que se oigan ciertos comentarios sobre cierto piloto de F1, who knows. Si lo ven, pasarán tanta vicisitud como la pobre Cris Baby que se quedó completamente empanada, en la primera toma, al vernos pelear. Nos vemos.


Y aquí un tubo (actualización 21-12-2009):

Vota esta publicación

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos: 0

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.