cine | Uncategorized

Quieren que Uwe Boll se retire. ¡¡¡Insensatos!!!

Normalmente no ponemos noticias en este blog. El motivo principal es que los autores solemos estar muy ocupados como para seguir la actualidad. El secundario es que no nos sale de todo lo que concretamente es el orto.

Sin embargo, hoy un titular destacado en la IMDB me ha llenado de tal terror y preocupación que casi se me abren los puntos de la operación de estómago: El icono de este blog Uwe Boll, onvre que protagonizó el primer artículo largo de nuestra historia, ha prometido retirarse si una petición online alcanza el millón de firmas. Y yo sólo tengo que decir: ¡¡¡NO LO HAGÁIS!!!

Los Boll-haters son una pandilla de pesados. Imagino que el núcleo duro lo forman granulados chavales con bigotillo que se hacen pajas con Batman Begins y no saben apreciar la sordidez en su vergonzosa medida. Como ya expliqué en su momento, hay muchísimos directores peores que Boll. Y lo digo desde el conocimiento de su obra: este mismo domingo, tras el gran premio de fórmula 1, Vicisitud, Navaja, mi señora y el menda nos zampamos ‘Sanctimony’, plagio de ‘Seven’ (mujer embarazada del policía incluida) perpetrado en el 99. Una vez más se produjeron gritos de desesperación e insultos aleatorios a lo largo de sus escasos y estirados ochenta y pico minutos de metraje. Pocos directores son capaces de generar en mí al mismo tiempo risa nerviosa y oligofrénica fascinación como mi amigo UBA. Albert Pyun, su inmediato antecesor en el subgénero narrativo de ‘el tiempo y el espacio no existen, pero mira cómo mola este plano’, estaría cerca. ¿Para cuándo una obra común entre estos dos titanes del cine? Muchos gritarían: ¡mejor que no! Y no puedo decir que no tengan razón, pues no sé si el resultado sería capaz incluso de despertar a los dioses primigenios.

No olvidemos que directores mediocres hay muchos. Realizadores lamentables también. Pero gente tan fascinante en su chunguez, no. Onvres con el desquiciado criterio de poner guerreros ninjas en una peli medieval, a Jason Statham corriendo sobre las cabezas de los orcos, a Burt Raynolds (un grande del bigotón) como heroico rey adicto al botox y Ray Liotta como mago malvado con el mismo peinado que en ‘Uno de los nuestros’, sólo pueden estar llamados a dos cosas: la jrandeza y el hospital psiquiátrico. Pero nunca la jubilación anticipada. El cine necesita a Uwe Boll. Los sórdidos necesitan a Uwe Boll. Y yo necesito terminar esta entrada. Que ya ha llegado la jefa a la oficina.

Actualización:
Justo cuando me iba a poner a redactar una anti-petición, he descubierto que alguien con gran criterio se me ha adelantado. ¡Todos a firmar por UBA aquí!
Otra actualización:
El Dr. Boll demuestra que es todo un ONVRE en esta declaración. ¡Cómo nos vamos a perder a este jrande del cine y el boutadeirismo! ¡Voten por Uwe Boll, leñe!

Vota esta publicación

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media / 5. Recuento de votos:

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Utilizamos cookies para brindarle la mejor experiencia posible en nuestro sitio web. Al continuar usando este sitio, usted acepta nuestro uso de cookies.
Aceptar
Privacy Policy