cultura | personal | Uncategorized | valors

De vacaciones

0
(0)
El deber de todo lector de este blog es buscar lo sórdido incluso estando de vacaciones. Como nosotros andamos todavía de descanso, os dejamos un par de fotos que demuestran que la verdadera vida rural esconde, entre fermosos prados, altas montañas, olor a caca y ovejas que gritan como demonio del averno algo parecido a ¡BRUEEEEEERG!, momentos de amor chungo que hacen que vuelva a creer en la raza humana. No sé por qué, pero el siguiente cartel encontrado en una carretera del sur de Gales, me maravilló y comunicó un gran amor:

Sentimiento que se vio multiplicado cuando, un par de días más tarde, me encontré con éste:
Podría intentar hacer una tésis sobre por qué estas señales me comunican más querencia por la vida rural que todas las películas de la Ealing juntas. Pero tengo que coger un avión a Gibraltar. Y cualquiera que ha aterrizado en esa pista de los clicks de famóbil con vientos de levante comprenderá que no quiero que mis posibles últimas palabras versen sobre animalitos, coches en carreteras de un solo carril y cagarrutas. ¿Pero qué digo? ¿Seré cínico? ¡Si pocas cosas me harían más ilusión que la aparición de la palabra ‘cagarruta’ en mi epitafio! Bueno, quizá acompañada de ‘Chope’. Y no: no he estado fumando droja. Es la confusión neuronal estival.
Pero no desesperen. En dos o tres días volveremos al ataque con un par de artículos sobre grupos chungos y fórmula 1. Que nosotros, aún estando de vacaciones, nunca damos la espalda al deber.

Vota esta publicación

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos: 0

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Utilizamos cookies para brindarle la mejor experiencia posible en nuestro sitio web. Al continuar usando este sitio, usted acepta nuestro uso de cookies.
Aceptar