ente onvre | Uncategorized

ente onvre (parte I)

El maestro Will Eisner – el segundo mejor autor de la historia del cómic después de Osamu Tezuka – en su obra “Invisible People” se dedicaba a rescatar vidas anónimas de entre la multitud que circulaba por la gran ciudad. La lección de Eisner me quedó muy clara: son muchos los que se merecen un pequeño momento en el spotlight, y todos tenemos la responsabilidad de enfocar las luces hacia ellos.

Con este artículo se inicia una serie de duración no determinada en la cual haremos odas a héroes más o menos anónimos que probablemente no merezcan un artículo full-length como María Teresa Campos o Hans Magnus Enzensberger, pero que sí merecen que los tengáis en cuenta durante unos veintiséis segundos de vuestra vida. La saga “ente onvre” nos ofrece tres vidas en un instante, y los elegidos hoy son…

Eduardo Molet

“Dos de cada diez casas de Chamberí las vendo YO”. En Europa no estamos acostumbrados a la egolatría de la publicidad americana (“El honrado Sam te vende un coche de segunda mano”) así que ver la inmensa jeta de este señor acojona como que un poco. No sólo eso: Eduardo Molet se ha erigido como “valedor” del barrio en reivindicaciones al ayundamiento, como locutor radiofónico, y lo que es mejor: en sendas ocasiones envió a TODO el barrio invitaciones al bautizo de su nieto – si algún depravado se lo tomó en serio, por favor quiero ver el vídeo de tal evento – y lo que es peor: ir a tomar las uvas de fin de año… ¡a su agencia inmobiliaria! A las almas solitarias que allí acudieren les digo lo mismo que a las del bautizo. Yo, por mi parte, debo admitir que aún conservo el mini-set de costura que su agencia, Era inmobiliaria, entregó puerta a puerta por todo el barrio: la egolatría conduce a una creatividad bien bizarra.
Spiritual Shade
Si eres de los que estabas hasta los pendexelines de aguantar que todos los músicos callejeros fuesen pesadas flautas andinas desafinadas, o lo que es peor: acordeonistas, o lo que es peor: perroflautas aporreando bongos de etnicidad yonkarra, entonces eres de los que recibiste con los brazos abiertos la figura del señor Spiritual Shade. Los Spiritual Shade fueron un grupo de death metal fundado en Madrid por dos hermanos rumanos que, en un momento de su existencia, decidieron que un lugar como la plaza del Callao era un sitio idóneo para que implacables riffs deathmetaleiros hiciesen convivir a los transeúntes con Satán. Y lo que es mejor: al lado del chavalillo melenas que torturaba la guitarra ¡¡¡posaba impasiblemente su señora madre sosteniendo el carrito de la compra!!! El metal como reducto de frikis irredentos no encontrará mejor metáfora visual que esa. Y Madrid no conocerá mejor música callejera que esa: gracias, señor Spiritual Shade.

El vecino del quinto de la casa de mi amigo Fran
Lo que voy a contar suena a leyenda urbana, pero juro por San Feck que es verdad. Cuando salía de casa de mi amigo Fran en Vigo (calle Manuel de Castro) veía que un sórdido señor mayor en silla de ruedas con cara de homicida le saludaba afablemente. Fran le respondía con un saludo huidizo y asustado. Le pregunté el porqué de su vicisitud y me raltó la historia de su sórdido vecino. Todo comenzó con una uña encarnada: decidió no lavarse y ésta se convirtió en una gangrena que acabó con su pierna. Le recomendaron una higiene extrema para evitar que ocurriese lo mismo en su otra extremidad sana. Como era de esperar, terminaron amputándosela también al muy guarro. Tullido como estaba, un día, en plena discusión conyugal intentó acuchillar a su mujer, pero perseguirla por el pasillo en silla de ruedas era algo muy complicado, con lo cual se quedó solo en su casa y sin un duro con el que pagar la electricidad, que le cortaron. Así pues, pasó a chorizársela al vecino, a la vez que pensaba a qué carallo se podía dedicar en su estado: ¡coño, pues a trapichear! Durante sus trapicheos, a veces intnetó subirse a alguna niña pequeña a su piso con la promesa de algún caramelo. Afortunadamente, sin éxito. Pero las droghas, pese a darle dinero no le proporcionaban la atención personal que el requería. ¿Cómo conseguir asistencia sanitaria gratuita? ¡Pues haciéndose mormón! La penúltima vez que ví a ente onvre una pareja de mormones empujaban su silla de ruedas por la rampa de la escalera. La última vez que le ví, sin embargo, iba con su silla en dirección contraria al tráfico por en medio de la Avenida Castelao. De eso hace muchos años, así que doy como propuesta para su epitafio: “Guarro, tullido, homicida, chorizo, pederasta, trapichero, incívico y mormón”.

Y esto es todo por hoy, emplazo a Paco Fox para que hable de gente como el presidente del club de castidad, a jalop para que lo haga del gran Blanco o a Panadero para que nos glose la vida y milagros de Ángel Espíritu Libre. Muchos son los onvres que esperan un poquito de vuestra atención. Dádsela.

Vota esta publicación

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media / 5. Recuento de votos:

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Utilizamos cookies para brindarle la mejor experiencia posible en nuestro sitio web. Al continuar usando este sitio, usted acepta nuestro uso de cookies.
Aceptar
Privacy Policy