cine | personal

¡¡¡A Carlos Saura le gustó ‘Carlosaurio’!!!

5
(2)

“No sé si te gustará” decía un mail que recibió Eulalia Ramón – mujer de Carlos Saura – que incluía un link a nuestro mítico artículo “Carlosaurio”. Lo que no sabía la remitente del mail era que, en ese momento, Eulalia estaba trabajando en la preparación de una exposición de fotografías pintadas de Carlos Saura titulada “Fotosaurios”. O que, ya hace años, existía una foto de Carlos Saura con su hermano Antonio posando ante un esqueleto de dinosaurio (por fin exhibida en este post). Como dijo la novia de Paco Fox “Estas coincidencias me dan hasta mal rollo”. El caso es que Eulalia le puso los vídeos a Carlos Saura y, en contra de la imagen que tan severa que la gente tiene de este director, le encantaron. Como consecuencia de esas repercusiones tan marcianas que tiene Internet, recibimos un mail de Carmen Tatché (dueña de la galería donde se exponían los Fotosaurios ) en el cual nos invitaba a la inauguración – a la que asistió el mismísimo Gallardón – porque los Saura querían conocernos. Después del shock, no cupimos en nosotros del gozo.

Lamentablemente, jalop – residente en Vigo y talibán de obras como ‘Ana y los lobos’ o ‘Elisa, vida mía’ – no pudo asistir (tranquilo, amigo, serás recompensado soon), así que, el día de ayer, Paco Fox, La navaja en el ojo y un servidor nos presentamos en la galería. Una amabilísima y maravillosa Carmen Tatché nos presentó a Carlos Saura. Y ahora es cuando tengo que decir que toda la imagen de hiperserio, severo, artista encumbrado o demás tonteridas que la gente quiera atribuirle al maestro Saura son tamaña milonga. “Era todo mentira” , que dirían nuestros Pimpinela. Carlos estuvo as jovial as it gets. Entrando en el juego del carlosaurio – “mis antepasados” – nos comentaba, incluso, que su apellido tiene más acepciones: “Al Saura era el diario iraquí más fiel a Saddam”. Acojona. Descubrí también que compartía mi pasión por la fórmula 1 al ver un bello fotosaurio de Michael Schumacher (jarl, este domingo será su última carrera). En una alarde de generosidad, nos regalaron unos magníficos y voluminosos catálogos de la exposición que Saura himself nos dedicara incluyendo dibujo. Cuando se lo dedicó a Paco Fox, Saura dijo “Paco ¿cómo?” a lo que su niña pequeña respondó “Fox, papá, como la Twenty Century Fox” “¡Sí! ¿Mi mote viene de ahí!” dijo un emocionado Paquito. Pero lo mejor aún estaba por llegar.

No sólo me propuso Eulalia Ramón trabajar como montador en un pequeño documental sobre los fotosaurios (qué queréis, un fans de ‘La prima Angélica’ y ‘Mamá cumple cien años’ como yo alucina ante la perspectiva mitómana de compartir créditos con el clan Saura) sino que Saura himself se prestó a convertir el “Carlosaurio” en algo muuuucho más grande. No queremos desvelar excesivos datos, pero estamos dispuestos a que un nuevo “Carlosaurio” sea el falso documental del 2007. Como el ‘Forgotten Silver’ de Peter Jackson, pero en mejor. Joder, cómo va a poder competir un pionero australiano con la grandeza de un José Luís López Vazquez o un Andrés Pajares. Olvidemos los complejos de inferioridad: España siempre gana con o sin Gasol. No sólo se prestó a colaborar: hasta nos sugirió el (glorioso) chiste final para este documental. La cosa llevará su tiempo, pero será MUY grande. Y vosotros seréis los primeros en saberlo.

Por mi parte reitero mi agradecimiento hacia toda la familia Saura y amistades por el trato tan caluroso que nos depararon, a la vez que conmino a todos los lectores a que admiren a este gran señor. Muchos son los artistillas del tres al cuarto que se ofenden ante que alguien no se tome con gravedad su obra: no Carlos Saura. Con su sencillez y humor uno no diría que está ante uno de los directores españoles más premiados y reputados de la historia (sólo Buñuel y Almodóvar pueden comparársele). Eso es ser un grande de España, y no un gilipollita de esos que tanto abundan por el mundo de la “cultura”.

Vayan al videoclub, alquílense todos sus hits – especialmente de la era Querejeta además de ‘¡Ay Carmela’ y ‘El séptimo día’ – gócenlas y, a continuación, piensen dónde podría haber dinusarios. Dígannoslo: el nuevo y definitivo Carlosaurio ha nacido y tiene que crecer. Y sólo puede hacerlo devorando todo a su paso. Cuidado…

Vota esta publicación

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 2

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Utilizamos cookies para brindarle la mejor experiencia posible en nuestro sitio web. Al continuar usando este sitio, usted acepta nuestro uso de cookies.
Aceptar